EVA ALCAYDE | 12-09-2014

La madre Gertrudis, junto a sus niñas gitanas, durante la felicitación de Navidad al Arzobispo en el 2012.

La madre Gertrudis, junto a sus niñas gitanas, durante la felicitación de Navidad al Arzobispo en el 2012.


Las clases han comenzado en los Colegio Madre Petra, de Torrent con total normalidad, pero con una gran ausencia, su fundadora, la madre Gertrudis Rol, que falleció el pasado 7 de agosto, a los 84 años de edad, de un paro cardiaco.
Ella era la encargada de recibir a todos los alumnos en el patio el primer día de clase, para darles la bienvenida y rezar una oración. Y este año, esa religiosa incansable y entrañable que era la madre Gertrudis no estaba.
“Hemos hecho lo mismo que hubiera hecho ella, para que no se note su ausencia, pero se nota”, dice el secretario del colegio, Rubén Baldoví, que trabajaba codo con codo con la religiosa. “El primer día de clase ha sido un poco difícil, porque se nota que no está. Ella era la primera que entraba en el colegio y la última que se iba”, recuerda Baldoví.
Pese a su ausencia, el alma de la madre Gertrudis impregnará siempre los muros y pasillos del colegio. “Siempre estaba por aquí y lo llevaba todo el cabeza. Se preocupaba de niños, maestros, subvenciones, empresas colaboradoras, comedores… y hasta el último día estuvo en el colegio” explica Pepe Giménez, representante de la titularidad para el funcionamiento del centro.
Aunque las clases han comenzado y todo sigue la marcha normal, el despacho de la madre Gertrudis sigue intacto, tal y como ella lo dejó en el mes de agosto. “Su rosario del Papa, su foto de Juan Pablo II, su escritorio sobre una rueda de carreta y su Majarí Calí, todo sigue igual en el colegio”, señala Pepe Giménez. “De hecho -añade- queremos seguir con entusiasmo la obra que ella comenzó con los niños gitanos”.
Homenaje en octubre
Una de las cosas en las que ya está trabajando toda la comunidad educatica del colegio Madre Petra  es la preparación de una misa homenaje en memoria de la madre Gertrudis, que tendrá lugar, el próximo 28 de octubre, día en el que nació y quedará fijado a partir de ahora en el colegio como el día en memora de la Fundadora.
“La verdad es que estos días estamos recibiendo muchas llamadas de padres de alumnos, de vecinos de Torrent, autoridades y gente que conocía a la madre, pidiéndonos una misa de despedida o un homenaje para darle el último adiós”, explica Pepe Giménez
El colegio Madre Petra de Torrent cuenta con más de 200 alumnos, en su mayoría gitanos, procedentes de la ciudad de Valencia y de localidades próximas como Torrent, Xirivella, Aldaia y Alaquàs, y también otros niños, hijos de inmigrantes, nacidos en Bolivia, Ecuador o Rumanía, entre otros países.
[su_box title=»Una vida de generosidad» style=»soft» box_color=»#0d34d1″ title_color=»#ffffff»]
● Francisca Rol Sánchez, madre Mª Gertrudis nació en Málaga el 28 de octubre de 1929.
● El 28 de abril de 1944, ingresó en el postulantado de Valencia, de las Madres Desamparados y San José de la Montaña, donde permaneció todo su tiempo de formación, hasta el 26 de febrero de 1947, que emitió sus votos temporales.
● Sus destinos fueron: Valencia, Barcelona, Catarroja, Palma de Mallorca, Granada, Ronda, Buenos Aires, Roma, Madrid, Torrent y finalmente, Valencia, Casa Generalicia, desde 1971.
● En 1969, fue enviada por la Congregación, a trabajar con los gitanos, como catequista y maestra; enseñaba a los gitanos que vivían en las chabolas del barranco de Torrente, en los barrios de Zorrila y el Polvarín. Allí entre chabolas, montó su primera escuela.
● Fue fundadora del colegio para niños gitanos y marginados “Madre Petra” en el monte El Vedat, en Torrent, del que seguía siendo directora. Más de 3.000 niños y niñas gitanos fueron formados por madre Gertrudis. También creó talleres de inserción sociolaboral para aprender los oficios de corte y confección, peluquería, jardinería y mecánica.
● Promovió la devoción a la Virgen, bajo la advocación de la “Majarí Calí”. Institucionalizó esa devoción con la coronación canónica de la imagen de la “Majarí Calí”, en 1987, con la recogida de miles de firmas entre los gitanos. En el año 2013, se cumplieron los 25 años con una Eucaristía en la Basílica de la Virgen presidida por D. Carlos Osoro. Impulsó la creación de una ermita para la Virgen Gitana en el centro.
● Falleció el 7 de agosto de 2014, a los 84 años de edad y sus restos descansan en el panteón de la congregación del Hospital General.  [/su_box]
En amarillo:
Lea las reacciones a su muerte en la edición impresa de PARAULA