Llamados a estar con los enfermos: “Debemos hacerles llegar a Jesucristo”
Voluntarios, agentes de pastoral y miembros de congregaciones religiosas participaron en el encuentro. (FOTO: M.GUALLART)

REDACCIÓN | 13.02.2020

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, señaló que la Iglesia “está llamada a estar junto a los enfermos” y “debemos hacerles llegar a Jesucristo para que encuentren alivio, descanso y compañía”.Fue durante el XVII Encuentro Diocesano de Pastoral de los Enfermos, organizado por la Pastoral de Enfermos y Mayores del Arzobispado de Valencia, en el Centro Arrupe, el pasado sábado 8, con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo.
El Cardenal agradeció a todos los asistentes su labor “que hace presente a la Iglesia entre los enfermos, especialmente los que viven en soledad”, y les animó a “convencer a los que sufren que nunca estarán solos de Dios”.

Igualmente, el Arzobispo alertó sobre “la verdadera amenaza que sufren los enfermos, sobre todo los terminales, en nuestra sociedad”, haciendo referencia a la ley de Eutanasia, que “supone la deshumanización de nuestra humanidad y la quiebra moral más grande”. Por ello, insistió en la necesidad “de trabajar por los cuidados paliativos” y ofrecer “formación e información sobre ellos a nuestra gente”.

La jornada, organizada bajo el lema ‘Acompañamos la soledad’, incluyó una primera experiencia titulada ‘Amistad contra la soledad de las personas mayores’, en la que han participado representantes de la Fundación Amics de la Gent Major de la Comunitat Valenciana. Así, ofrecieron sus testimonios el director gerente, Manuel Lajara; la técnico de Área Charo Benacloche; la voluntaria Carmen Reig y Serafina Martín en representación de las personas mayores.

Tras un descanso, tuvo lugar una segunda experiencia, ‘Proyecto Cuidem Junts. Lluita contra la soletat en persones majors’, a cargo de la terapeuta ocupacional e integradora social Salomé Pastor, de la residencia San Francisco de Ontinyent, que forma parte de Lares Comunidad Valenciana. La jornada, moderada por Amadeo Fons, finalizó con la lectura de las conclusiones.

Misa de los enfermos
El martes 11, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, y Jornada Mundial del Enfermo, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidió en la catedral de Valencia la Misa de los Enfermos, seguida de la procesión claustral de las antorchas.

En la misa, organizada por la delegación diocesana de la Pastoral de Enfermos y Mayores del Arzobispado junto con la Hospitalidad Valenciana de Nuestra Señora de Lourdes, eparticiparon cientos de enfermos y personas discapacitadas acompañadas por sus familiares, junto con voluntarios de la Hospitalidad, grupos parroquiales y profesionales de la salud.

Según el delegado episcopal para la Pastoral de Enfermos y Mayores del Arzobispado de Valencia, Luis Sánchez, el lema de este año de la Jornada Mundial del Enfermo ‘Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré’, “supone una particular invitación a poner nuestra mirada en quienes están cansados y agobiados por la enfermedad o la soledad y llevarles el alivio de Cristo”.

La soledad “es cada vez más frecuente en nuestra sociedad actual: son muy numerosas las personas mayores que viven solas, situación que se va agravando conforme aumenta la edad y aparecen los problemas de movilidad o la enfermedad de Alzheimer, sin olvidar otras formas de soledad, como la de quienes están ingresados en los hospitales o la de las familias con familiares con una enfermedad mental grave. Todos tenemos la misión de buscar el modo de aliviar tanta soledad”.