De izqda. a dcha. el vicario de Evangelización, Javier Llopis; Mons. Osoro, y Luis Agudo, director de comunicación del Arzobispado.

De izqda. a dcha. el vicario de Evangelización, Javier Llopis; Mons. Osoro, y Luis Agudo, director de comunicación del Arzobispado.


MARÍA JOSÉ FRAILE | 25-09-2013
Primeras novedades pastorales para este curso que acaba de comenzar. Las ha anunciado el Arzobispo en rueda de prensa en el salón gótico del Palacio Arzobispal. Junto con su carta pastoral de inicio de curso ‘¿Qué quieres que haga por ti?’ (que publicamos íntegra la semana pasada en PARAULA), monseñor Osoro desgranó esas novedades: el congreso sobre ‘Parroquia y Nueva Evangelización’ (8 y 9 de noviembre y al que nos referimos en esta misma página), la ‘Misión Magníficat’ (en Cuaresma) y el proyecto ‘Nueva ciudad’ (que se irá explicando en las vigilias de jóvenes).
La ‘Misión Magníficat’ está dirigida a los sacerdotes de la diócesis para el tiempo de Cuaresma.
La idea es que de nuevo, este año como ocurrió en el pasado, los sacerdotes salgan de sus respectivas parroquias a predicar a otros lugares, pero con la novedad de que en esta ocasión estará la imagen peregrina de la Virgen. “La primera que fue testigo de Jesucristo fue la Virgen María”, comentó don Carlos. Por eso, en esta ocasión las predicaciones girarán en torno a “cuatro meditaciones relacionadas con Ella”. Las tres primeras se centrarán en la Anunciación, la Visitación de la Virgen y las Bodas de Caná, mientras que la cuarta será única para cada vicaría, sobre el Magníficat, ofrecida por el Arzobispo y coincidiendo con la visita de la Mare de Déu dels Desamparats. Será viernes o sábado por la tarde y “se invitará a todos los feligreses que pertenezcan a esa vicaría” a que asistan a esta meditación ante la imagen de la Virgen. Porque de lo que se trata es de “hacer descubrir la misericordia y la compasión de Dios”.
‘Nueva ciudad’
El segundo proyecto es el llamado ‘Nueva ciudad’ que está “pensado para los jóvenes”.
En este caso, explicó el Arzobispo, habrá dos vertientes, por una parte “que los jóvenes salgan a realizar acciones concretas allí donde se les necesite”, y por otra, “la de los jóvenes que quieran salir a evangelizar, a anunciar a Jesucristo con sus propios testimonios”. Porque “descubro que es a través del contacto con las realidades fuertes de la vida cuando uno es capaz de cambiar el corazón y construir esa nueva ciudad que todos necesitamos”.  Por eso “apunto a los jóvenes” porque “como dice el papa Francisco, ellos son la ventana del futuro”.  (Más información en la pág. 15)
Continuidad de acciones
Asimismo, don Carlos  también habló sobre las acciones que la diócesis ya está desarrollando como el Itinerario Diocesano de Renovación (2010-2014), que este curso inicia su cuarta etapa bajo el lema ‘Seréis mis testigos’. En él este año se profundizará en diversos temas como “el nacimiento de la Iglesia, la dignidad de la persona humana, la comunidad, el cristiano ante la familia, el trabajo, la economía”, y muchos otros “que nos ayudan a ser testigos del Señor pero en medio de este mundo y en medio de las realidades que cada uno vivimos”.