REDACCIÓN | 11-04-2015

Las imágenes de la Virgen de los Dolores y el Cristo, a su paso por la plaza de la Reina. V. GUTIÉRREZ

Las imágenes de la Virgen de los Dolores y el Cristo, a su paso por la plaza de la Reina. V. GUTIÉRREZ


El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares exhortó a participar en la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo en la Semana Santa e invitó, especialmente, a la oración para “presentar ante Cristo Crucificado a los crucificados de nuestra época, con los que Él se identifica”.
Al término del vía crucis diocesano en el que participaron el viernes por la noche centenares de personas por las calles del centro histórico de Valencia, el purpurado subrayó que la Semana Santa conmemora las “horas más decisivas de la historia” y que “ninguna muerte ha influido más en la Humanidad como la de Jesús”.
Después de dirigirse a los participantes en el recorrido por las estaciones del vía crucis, se preguntó el cardenal Cañizares si “hay, acaso, amor más grande”, y expresó que “en el silencio de la cruz, Jesús nos lo dice todo, nos desvela el secreto de Dios, que es un amor infinito que se entrega todo por nosotros para que tengamos vida plena y eterna, y que es redención y salvación para todos los hombres”, añadió.
Igualmente, el cardenal Cañizares destacó que “la noticia de la muerte de Jesucristo, por el suplicio espantoso e infamante de la crucifixión con todo su escándalo y absurdo, no sólo se ha extendido por todas partes sino que se ha convertido, en el centro del mensaje cristiano de salvación universal”. Así, “el anonadamiento y el abajamiento del Hijo es el amor apasionado de Dios por el hombre caído”.
Sin embargo, “la muerte y el sepulcro no tienen la última palabra, sino que la última palabra la tiene Dios que lo resucita de entre los muertos”. De tal manera que “Cristo crucificado es la garantía de nuestra esperanza”, dijo el Cardenal que invitó finalmente a los fieles participantes a “presentar a Cristo crucificado a todos los crucificados de nuestra época, con los que Él se identifica, y ver, realmente, el amor con que Dios ama a los hombres”.

Por las calles de Ciutat Vella

El vía crucis diocesano, recorrió el viernes por la noche las calles del centro histórico de Valencia, en el distrito de Ciutat Vella, organizado por la comisión diocesana de Laicos del Arzobispado.
El itinerario comenzó a las 22 horas en la plaza de la Virgen y discurrió por la calle del Miguelete, plaza de la Reina y calles del Mar y Avellanas hasta llegar al Arzobispado.
Las imágenes que presidieron el vía crucis fueron las de la Virgen de los Dolores, de Llíria, y la del Cristo de la parroquia de los Santos Juanes, de Valencia, acompañadas por la banda de tambores de Alginet.
Asimismo, previamente al inicio del vía crucis la imagen del Cristo de la parroquia de los Santos Juanes fue trasladada en procesión desde su templo hasta la plaza de la Virgen de Valencia.
Además, varios jóvenes del movimiento Juniors con antorchas flanquearon la procesión y portaron carteles con los episodios de las estaciones del Vía Crucis. Junto a ellos, participaron los feligreses de las parroquias del centro histórico de Valencia así como representantes del Foro de Laicos, integrado por entidades cristianas que centran su labor en las áreas de familia, enseñanza, juventud, religiosidad popular, acción católica, acción social, sanidad, mundo obrero, mayores y apostolado en general.
Por otro lado, integrantes de las asociaciones del Foro de Laicos leyeron los enunciados y meditaciones de las distintas estaciones, cuyos textos están incluidas en los materiales para Cuaresma y Pascua que ha publicado la Vicaría de Evangelización del Arzobispado de Valencia y que llevan por lema “Vosotros sois pueblo de Dios”.

Más información de la Semana Santa como el via crucis de Santa Teresa de Jesús en la edición impresa