Las Terciarias Capuchinas abren por primera vez un convento en Sri Lanka Bendecido por el cardenal arzobispo de Colombo

REDACCIÓN | 8-11-2019

La casa en Sri Lanka servirá también de refuerzo al trabajo que las religiosas realizan en la India.

Las religiosas Terciarias Capuchinas, congregación fundada por el fraile capuchino valenciano Luis Amigó (Massamagrell, 1854-Godella, 1934), inauguraron el domingo 20, día de las Misiones, su primera casa de formación en Sri Lanka que también será convento.
La congregación, que está presente en la actualidad en 34 países de Hispanoamérica, Europa, Asia y África, decidió establecer la casa de Sri Lanka para iniciar su labor misionera en este país asiático pero también como refuerzo al trabajo en la India, “por las posibilidades de visados que este país facilita para la India”, según Luz María Buitrago, de Colombia, una de las tres religiosas presentes en la comunidad actualmente.

En la casa “todo está impregnado de la presencia de nuestro fundador y por ello vamos a colocar una escultura suya y un óleo con su retrato”, según la religiosa, que ha añadido que “queremos que sea un lugar de fraternidad, amor, perdón y encuentro, para seguir el trabajo pastoral que hemos realizado con la parroquia y continuar acompañando a las familias”.

Casa de formación
Esta casa de formación para jóvenes que quieren ser religiosas, ubicada en la aldea de Madampella y que lleva por nombre ‘Comunidad de Nazaret’, fue inaugurada y bendecida el domingo 20 de octubre, por el cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, con la presencia del nuncio apostólico, Pierre Van Tot.

“Todas las personas que vienen a la casa experimentan mucha paz”, ha precisado Luz María Buitrago, que ha adelantado que “nuestro deseo es abrir, en el futuro, una residencia para ancianos como reflejo del carisma del fundador que nos pidió responder a las necesidades que encontremos allá donde vayamos”.

Las terciarias capuchinas están presentes en Sri Lanka desde 2011, año en el que llegaron tres religiosas y empezaron su trabajo pastoral “no sólo con los católicos sino también con la comunidad budista con los que tenemos muy buena relación, además del estudio de la lengua Singhala”.

Providencia de Dios
Desde 2014 las hermanas Luz María Buitrago, Elen Saoy y Leah Pasagdan, las dos últimas de Filipinas, continúan esta labor en la casa de formación que “sentimos que es un milagro y con ella hemos experimentado la presencia y providencia de Dios a través de nuestra congregación y bienhechores”.

Además, en el altar de la casa de formación “habrá una reliquia de nuestros mártires amigonianos que nos ha entregado el religioso Terciario Capuchino Agripino González”, vicepostulador de la causa de beatificación de Luis Amigó.
La congregación de las Terciarias Capuchinas tiene presencia en Europa, concretamente en Bélgica, España, Eslovaquia, Italia y Polonia; en América del Sur, Centroamérica y Caribe, con casas en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Bolivia, Cuba, Ecuador, Haití, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, El Salvador, Panamá y Venezuela.

También se encuentran en Asia, con comunidades en Filipinas, Corea, India, Sri Lanka y Vietnam; y finalmente en los países africanos República Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial, Tanzania y Benín.