Valencia prepara ya el Congreso nacional de laicos que impulsa una nueva responsabilidad de los fieles Comienza ahora la fase diocesana del Congreso que se celebrará en Madrid en febrero de 2020

E.A. | 21-06-2019

Javier Salinas, obispo auxiliar de Valencia, preside la CEAS. (FOTO: V.GUTIÉRREZ)

Promover la participación activa y viva de los laicos, en la Iglesia y en la sociedad, y llevar a cabo un proceso de renovación en la evangelización son los dos objetivos principales del gran Congreso nacional de Laicos que está organizando la Conferencia Episcopal Española, a través de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS), que preside el obispo auxiliar de Valencia, Javier Salinas.
El congreso tendrá lugar en Madrid en 2020, bajo el lema “Pueblo de Dios en salida” y aunque se celebrará del 14 al 16 de febrero, -en principio en el Palacio de Cristal de la Casa de Campo- , la diócesis de Valencia ya ha comenzado a trabajar en la fase previa, una fase diocesana.

Encuentro diocesano el 9 de noviembre
Desde ahora y hasta el próximo mes de noviembre, la diócesis de Valencia trabajará en una fase previa, la fase diocesana, en la que la participarán por grupos los laicos de las parroquia, de los movimientos y asociaciones.
A través del documento “Un laicado en acción”, y mediante encuestas, se iniciará un proceso de reflexión sobre las dificultades, inquietudes y necesidades de los laicos, los retos, las iniciativas y las posibilidades de acción.
Se trata de una fase “abierta a todos, a los que pertenecen a grupos y a los que no están integrados en ninguno y tengan interés”, según ha precisado el obispo Salinas, que ha indicado que “la Iglesia somos todos y es necesario suscitar una nueva conciencia de la vocación bautismal del laicado”.

Esta fase concluirá con un encuentro diocesano que ya tiene fecha: el sábado 9 de noviembre de 2018.

Congreso Nacional en Madrid
Tras la fase diocesana, tendrá lugar el Congreso de Laicos propiamente dicho en Madrid, en el que estarán representadas todas las realidades eclesiales, las diócesis españolas, la vida consagrada y los movimientos de la Iglesia.

La importancia del Congreso, al que está previsto que asistan más de 2.000 personas, “es que será un lugar de encuentro para los laicos, para la escucha, el diálogo y la comunicación, y para promover la cultura del encuentro frente a la cultura del descarte o el enfrentamiento”, ha destacado el presidente de la CEAS, que también ha subrayado que será un congreso basado en experiencias y testimonios.

“El objetivo es agitar al laicado, porque es hora de asumir una nueva responsabilidad, en la que también deben estar implicados los sacerdotes, los párrocos, para que ellos promuevan y participen también de este movimiento de renovación”, señaló.

La última fase, el post-congreso, será nuevamente diocesana, y consistirá en la implementación en cada diócesis de todo lo escuchado y compartido. En esta fase se elegirán las propuestas que mejor encajen en la realidad de cada diócesis con el objetivo final de impulsar la misión de los laicos.

“Camino abierto para el futuro”
Javier Salinas ha destacado que el Congreso de Laicos es “una gran oportunidad” y “un camino abierto para el futuro de la Iglesia”, que pretende fortalecer la misión de los laicos y “salir del pesimismo y del derrotismo”.

“Es un camino de renovación que supone primero escuchar, en la fase previa; después interpretar, en el encuentro de todas las diócesis; y por último elegir el camino, aplicar nuevos modelos de evangelización”, ha añadido Javier Salinas.

Todo este plan pastoral está inspirado en la llamada a la conversión misionera que el papa Francisco ha propuesto a la Iglesia.
Para más información, está disponible la página web del congreso www.pueblodediosensalida.com o a través de las redes sociales en el perfil ‘laicos2020’.

Búsqueda

Portada de la edición impresa