Los padres de santa Teresita serán canonizados en Roma el 18 de octubre Ante la niña valenciana de 6 años en quien se produjo el milagro

AVAN | 01-07-2015
El papa Francisco ha decretado durante el consistorio ordinario público de cardenales que ha tenido lugar en Roma el pasado sábado 27, que los padres de santa Teresita de Lisieux (1873-1897), el matrimonio francés formado por Louis Martin y Zélie Guérin, seran canonizados el próximo 18 de octubre, en pleno Sínodo de la Familia -en el que serán presentados como ejemplo de la santidad cotidiana en el hogar- y en la Jornada Mundial Misionera. Será la primera canonización conjunta de un matrimonio en la historia de la Iglesia. Y ello será posible tras el reconocimiento del segundo milagro atribuido a su intercesión en una recién nacida valenciana, que hoy cuenta con 6 años de edad y estará ese día en Roma con su familia.

Curación inexplicable
Como ya informó ampliamente PARAULA, el papa Francisco autorizó, el pasado 18 de marzo, la promulgación del decreto que atribuye el milagro en una niña valenciana llamada Carmen y en su curación “científicamente inexplicable” a la intercesión de los beatos cónyuges Louis Martin (1823-1894) y Zélie Guérin (1831-1877), beatificados en 2008 por Benedicto XVI, que tras la aprobación del milagro van a ser canonizados.

En el proceso canónico sobre el milagro, que fue clausurado por la diócesis de Valencia en mayo de 2013 y remitido a Roma, testificaron un total de 18 personas, entre ellas ocho médicos.

La niña valenciana “había nacido prematura (en octubre de 2008) después de un embarazo muy difícil, sufrió múltiples patologías, entre ellas, una doble septicemia y una hemorragia cerebral intraventricular izquierda grado IV”, según indica el informe que presentó el postulador de la causa, el religioso carmelita italiano Antonio Sangalli, en la Congregación para las Causas de los Santos junto con toda la documentación sobre el milagro.

Los padres de la niña, “viendo el peligro ‘quod mortem’, se volvieron inmediatamente a Dios y a la Virgen y, gracias a la intervención del monasterio de la Carmelitas descalzas de Serra, los padres, la familia y los amigos empezaron una novena de oración a los beatos esposos Martin”, añade. “Así comenzó”, señala Sangalli, “una real e intensa comunión de oración en el seno de los padres, de la familia, de los amigos, del monasterio de Serra, y de todos aquellos preocupados por la pequeña Carmen, luchando contra una muerte segura”.

A partir de entonces se produjo una progresiva recuperación de la niña, hasta su “restablecimiento asombroso, sin explicación médica alguna”.

El vídeo, doblado al inglés
Precisamente, el vídeo elaborado por el Servicio Audiovisual Diocesano del Arzobispado de Valencia sobre el milagro, que puede verse en la página web www.archivalencia.org, ha sido ahora doblado al inglés. El reportaje tiene una duración de 16 minutos y contiene imágenes inéditas de la apertura y la clausura de la fase diocesana del proceso canónico del milagro así como de la ciudad francesa de Lisieux.

El consistorio, en el que participó el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, también fijó esa misma fecha para la canonización de otros dos beatos: el sacerdote italiano y fundador del Instituto de las Hijas del Oratorio, Vincenzo Grossi (1845 -1917), y la religiosa española María Isabel Salvat Romero (1926-1998), que adoptó el nombre de María de la Inmaculada Concepción y fue superiora general de la Congregación de las Hermanas de la Compañía de la Cruz.

nina-milagro2

Carmen y sus padres, con personal de la causa en Valencia el pasado marzo. Foto: Archivo PARAULA)

La pequeña Carmen, “muy ilusionada por ir a Roma y conocer al Papa”
El próximo 18 de octubre, en la canonización estará, por supuesto, Carmen, la niña valenciana hoy de 6 años con toda su familia, amigos… en “una peregrinación en toda regla que se ha ido forjando durante estos meses”, según ha indicado a PARAULA su padre, Santos.
En casa de esta familia “lo estamos viviendo con mucha alegría, mucho respeto y también con nerviosismo porque vamos a ver al Santo Padre y, aunque fuera por otro motivo, sólo eso ya te pone nervioso”, indica Santos, que sólo ha estado en Roma en su viaje de bodas.
La pequeña Carmen tiene en su habitación una reliquia del matrimonio francés.