B.N. | 10-02-2017
misalEl primer domingo de Cuaresma comenzará a ser utilizado la nueva edición del Misal Romano que fue presentado en la Facultad de teología ‘San Vicente Ferrer’ de Valencia a religiosos, sacerdotes y estudiantes en un acto presidido por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.
La publicación de esta nueva edición en lengua española del Misal Romano, la IIIª de acuerdo con la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, ofrece una buena ocasión para examinar y mejorar las celebraciones de la Eucaristía. No se trata, simplemente, de sustituir una edición por otra más moderna o actualizada sino de hacer un ejercicio de recepción consciente y responsable del libro que ofrece la Iglesia, depositaria y transmisora del sacramento de la fe.
En este sentido, el Cardenal destacó “la importancia de la eucaristía, y en especial la dominical, es muy grande en orden a la renovación interior de la Iglesia y en la evangelización que tanto nos urge y nos apremia”. Además, aseguró que “no podemos en modo alguno minimizar esa importancia de la eucaristía” y precisó que “estoy convencido de que si la recuperamos habremos dado un paso de gigante en la renovación, rehabilitación de nuestra Iglesia diocesana, de sus comunidades, de su capacidad de presencia en el mundo y de su obra evangelizadora”.
Según el arzobispo de Valencia, “la eucaristía es el corazón de la Iglesia local, está en el centro de la vida cristiana, de cada una de las comunidades y es la fuente y la cumbre de toda aura evangelizadora”.
“Según como vivamos la eucaristía -añadió-, de cómo nos situemos ante ella, de cómo la celebremos y la participemos, de la centralidad que ocupe en nuestra vida, depende hoy mucho que hayan comunidades cristianas capaces de evangelizar”.
Asimismo, manifestó que “necesitamos fortalecer el domingo, no escatimar esfuerzos en este sentido y mejorar nuestras celebraciones dominicales” y, en este sentido, “una fuente privilegiada desde la que hay que partir para ello debería ser el libro litúrgico mismo, el misal”.
La presentación, que contó también con la presencia de los obispos auxiliares de Valencia, Mons. Esteban Escudero y Mons. Javier Salinas, incluyó ponencias en torno al renovado Misal Romano impartidas por expertos de Liturgia y Sagradas Escrituras de la diócesis.
De esta manera, el delegado episcopal de Liturgia, Vicente Edgar Esteve, realizó un recorrido cronológico por la historia del misal, desde los primeros fascículos hasta el actual Misal Romano promovido por el Concilio Vaticano II pasando por el misal plenario o el de san Pío V.
El Misal es, después del Leccionario de la Palabra de Dios, el libro litúrgico más importante al contener los textos que han de usarse en la celebración de la Eucaristía. Se le ha denominado también Libro del altar, Libro del cele­brante principal y Oracional de la Misa, acepciones que denotan aspectos parciales de un libro que fue surgiendo a partir de los antiguos sacramentarios romanos y occidentales que desembocaron en la edición unitaria y oficial promulgada por el papa san Pío V en 1570 y declarada obligatoria para el Rito Romano a instancias del Concilio de Trento. El Concilio Vaticano II ratificó estas características pero, fiel a su propósito de renovación de la vida litúrgica en la Iglesia, propuso no solo conservar la sana tradición sino abrir también el camino a un progreso legí­timo a partir de las formas ya existentes, estableciendo que se procediese previamente a una concienzuda investigación teológica, histórica y pastoral acerca de cada una de las partes que se habían de revi­sar.
Por su parte, Juan Miguel Díaz Rodelas, uno de los encargados de esta traducción por parte de la Conferencia Episcopal Española (CEE), también docente en la Facultad, cuya intervención versó sobre ‘La nueva traducción del Misal Romano’. Díaz Rodelas destacó que esta nuvea edición es el resultado de los trabajos de revisión de los textos anteriores con una mayor fidelidad a los textos originales “con vistas a una más fácil comprensión de los fieles”. Sus co­mentarios se han centrado, es­pecialmente, en el cambio en la traducción de las palabras pro multis (por muchos) y que ha de sustituir a la expresión “por todos los hombres” a la que estábamos acostumbrados. Un cambio para el que la Conferencia Episcopal pide a los sacerdotes “que reciban con espíritu de generosa obediencia esta variación y la expliquen a los fieles mediante una oportuna catequesis que señale, en primer lugar, el motivo por el que la palabra ‘muchos’ sustituye a ‘todos’ los hombres; y, en segundo lugar, la razón por la que se vuelve al sentido original bíblico”.
El profesor de la Facultad de Teología, Jaime Sancho, cuya intervencion versó sobre ‘La tercera edición del Misal Romano en la tradición litúrgica de la Iglesia’ explicó que a esta nueva edicion del Misal Romano le precedió un riguroso estudio por parte de expertos en lengua latina para realizar una correcto traducción. “No só­lo nos encontramos con cues­tiones de forma al revisar los textos sino partes omitidas de la traducción al latín original”.
Todos, han coincido en destacar que es necesario conocer bien el Misal y usarlo como quiere la Iglesia, es decir, como testimonio de una fe inalterada y de una práctica que ha ido asumiendo con el paso del tiempo la experiencia viva de las sucesivas generaciones cristianas que se han esforzado en ser fieles al mandato institucional del Señor en la última Cena cuando dijo: “Haced esto en memoria mía” (Lc 22,19; cf. 1 Cor 11,24-26). “El buen uso del Misal comprende no solo ser fieles a lo que pide la liturgia del día, especialmente en las solemnidades, fiestas, memorias obligatorias y ferias de los tiempos litúrgicos de adviento, navidad, cuaresma y cincuentena pascual, sino también cuando la liturgia deja la elección del formulario de la Misa y de algunos elementos al criterio del sacerdote”, tal y como explica la Comisión Liturgia de la Conferencia Episcopal Española en un comunicado.
Ya que “el sacerdote, -inciden- cuando preside la celebración de la Eucaristía, ha de ser consciente de que su función consiste en actuar en todo momento en la persona de Cristo y en nombre de la Iglesia”.
Presentación del IDF
Durante la presentación también se dieron a conocer los materiales del nuevo Itinerario Diocesano de Formación (Idf), cuyo título es “Haced esto en memoria mía” (Lc 22,19) y que son el fruto de la publicación del nuevo Misal Romano y concretan lo que propone el Plan Pasto­ral Diocesano de Evan­­gelización, que se usarán en la formación en la fe para adultos, teniendo como tema central la eucaristía a lo largo del presente año 2017.
Los materiales que se han pre­­sentado son el tríptico so­bre el nuevo Misal, el nuevo Idf y el libro divulgativo titulado “Liturgia y Eucaristía, alma de una Iglesia evangelizadora”, editado por el Arzobispado y FUNDICES, Fundación Diocesana para las Comunicaciones Sociales, con textos del cardenal Cañizares y de Jaime Sancho. En él se recogen los artículos aparecidos en PARAULA so­bre la Eucaristía.
Durante las próximas semanas se programarán encuentros en todas las Vicarías, a cargo de los Vicarios Episcopales, para presentar tanto el Misal como el Itinerario.

¿POR QUÉ NUEVA EDICIÓN? El 20 de abril de 2000, san Juan Pablo II aprobó la terce­ra edición oficial, llamada tí­pi­ca, en lengua la­tina, del Mi­sal Ro­mano promovido por el Con­­cilio Vaticano II. A partir de este texto se elaboran las di­ferentes traducciones a las le­nguas de cada pueblo. Aho­ra se pu­blica en España la traduc­ción al es­pañol de esta edi­­ción oficial latina. UNA NUEVA TRADUCCIÓN La necesidad de elaborar la nue­va edición del Misal ha per­mi­tido realizar una nueva tra­­ducción atendiendo a los nuevos cri­terios de la Santa Sede así co­mo a los cambios culturales y lingüísticos de los últimos años. El ele­mento más identificable de esta nueva traducción es el cambio en las pa­labras al consagrar el vino. NUEVA ORDENACIÓN La nueva edición del Misal contiene una nueva OGMR que es la introducción a toda la celebración de la Eucaristía. Se han ampliado algunos capítulos, se han aclarado algunos puntos y se ha dado mayor im­portancia a la celebración de la Eucaristía presidida por el obispo diocesa­no. NUEVOS TEXTOS Se han añadido nuevos textos litúrgicos para evitar las repeti­ciones, especialmente en las Mi­­s­as propias de cada tiempo li­túrgico. También se han incor­porado algunos formularios para las Misas rituales y vo­tivas y se han retocado algunos textos, especialmente en las Misas por diversas necesidades. NUEVOS SANTOS El propio de los santos ha aumentado con la incorporación de nuevos santos canonizados por la Iglesia. Asimismo, se han unificado los títulos de las fiestas dedicadas a la Virgen María. NUEVA EDICIÓN. El nuevo volumen ha cam­biado su aspecto exterior e inte­rior. IMPORTANCIA DE LA MÚSICA La música litúrgica recibe un gran impulso con la nueva edición del Misal. Ahora los textos que pueden cantarse se han incorporado al ordinario de la Misa. El volumen viene acompañado de tres CD para que tanto el sacerdote como la asamblea puedan aprender a cantar los textos de la Eucaristía.