REDACCIÓN | 16-10-2014

Imagen del Sínodo.

Imagen del Sínodo.


El Papa ha convocado la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema ‘La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo’, que se llevará a cabo en el Vaticano del 4 al 25 de octubre de 2015.
Así fue anunciado el pasado lunes por la Santa Sede, durante la 11ª Congregación General de la Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, que se está celebrando en el Vaticano del 4 al 19 de octubre, como preparación al citado Sínodo del próximo año. Está previsto que con la celebración del Sínodo de 2015, el Papa dé por concluido el período de consultas en torno al tema de la familia y se encuentre en condiciones de realizar algún pronunciamiento o documento magisterial al respecto, o bien adoptar alguna medida pastoral.
Al cierre de esta edición de PARAULA el miércoles 15 de octubre, uno  de los momentos más destacados en la celebación esta semana de la Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos tuvo lugar el pasado lunes, día en el que se hizo público el documento ‘Relatio post disceptationem’ (‘Relación después del debate’), que sintetiza las aportaciones que los participantes han realizado desde el inicio del Sínodo, cuyo tema es ‘Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización’. La ‘Relatio’ fue leída el pasado día 13 por el cardenal Peter Erdo,relator general del Sínodo.
A raíz de la publicación de ese documento, muchos medios de comunicación se han aventurado a decir que la Iglesia Católica podría realizar próximamente algunas modificaciones doctrinales (hay incluso quienes erróneamente han publicado que ya se han producido cambios magisteriales). Entre otros temas sobre los que esos medios se han lanzado a pronosticar cambios están los relativos a las parejas de homosexuales o la posible admisión a los sacramentos a las personas divorciadas vueltas a casar. En este sentido, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Federico Lombardi, en nombre de la Secretaría General del Sínodo, ha desmentido ese extremo y ha aclarado que al documento se le ha atribuido un valor que no corresponde a su naturaleza, ya que dicho texto es sólo “un documento de trabajo, que resume las intervenciones y el debate de la primera semana, y que ahora se propondrá a la discusión de los miembros del Sínodo reunidos en los Círculos Menores, según lo previsto por el mismo reglamento del Sínodo”.
La ‘Relatio post disceptationem’ leída por el cardenal Erdo dice, entre otros muchos aspectos, que “el anuncio del Evangelio de la familia constituye una urgencia para la nueva evangelización. La Iglesia debe realizarlo con ternura de madre y claridad de maestra (cf. Ef 4,15), en fidelidad a la kenosis misericordiosa de Cristo. La verdad se encarna en la fragilidad humana no para condenarla, sino para sanarla”. También señala que “todas estas situaciones deben ser abordadas de manera constructiva, buscando transformarlas en oportunidad de camino hacia la plenitud del matrimonio y de la familia a la luz del Evangelio. Se trata de acogerlas y acompañarlas con paciencia y delicadeza. Con esta finalidad, es importante el testimonio atractivo de auténticas familias cristianas, como sujetos de evangelización de la familia”.
El trabajo de los Círculos Menores se presentará en la Congregación General del jueves, 16 de octubre, según estaba previsto al cierre de esta edición. Una vez concluidas las reuniones del Sínodo, se llevará a cabo este sábado 18 la lectura y aprobación del mensaje final del propio Sínodo Extraordinario. Éste culminará el domingo 19 con la misa de beatificación del papa Pablo VI, presidida por Francisco en el Vaticano.