L.B. | 12-10-2017

Los alumnos asistieron a una sesión informativa sobre el nuevo curso de la Academia Valentina de Lenguas Bíblicas. (Foto: INMA MIÑANA)

Aprender la lengua de Jesús y poder rezar con las mismas palabras con las que él se dirigía al Padre es uno de los motivos que animan a algunas personas a matricularse en la Academia Valentina para el Estudio de Lenguas Bíblicas, Clásicas y Orientales, dependiente de la Facultad de Teología ‘San Vicente Ferrer’ de Valencia.
Pero completar el currículum, poder leer textos antiguos apreciando todos sus matices, introducirse en la Sagrada Escritura e interpretarla correctamente en su verdadero ámbito, o profundizar en el conocimiento de las raíces de nuestra cultura, son otros de los motivos por los que cada vez más valencianos estudian latín, griego, griego bíblico, hebreo, egipcio jeroglífico, acadio, arameo, copto o siríaco en este centro.
Desde que fue creada hace más de 25 años por el sacerdote valenciano Vicente Vilar Hueso, la Academia Valentina va tomando mayor auge y aumentando el número de alumnos cada año. De hecho, se trata de “una institución casi única, ya que tan solo en Madrid existe una Facultad de Literatura Cristiana Antigua”, indica Juan M. Díaz Rodelas, director de la Academia Valentina.
El mundo egipcio
Más de 40 alumnos participaron en la reunión previa al inicio de curso que tuvo lugar el pasado miércoles 4, y en la que el director del centro les dio la bienvenida y explicó el funcionamiento de una institución.
Para este nuevo curso el grupo más numeroso vuelve a ser el de egipcio jeroglífico, seguido del griego y latín. “Quizás porque el egipcio es un mundo un poco misterioso, que atrae mucho. Pero más allá de ese interés, hay mucha gente que quiere conocer el mundo antiguo. Y el egipcio fue un imperio impresionante, que ha dejado una literatura muy rica, además de estar muy relacionado con la historia de los israelitas”, señala Díaz Rodelas.
La oferta de estudios incluye, también, seminarios de fines de semana y conferencias monográficas para el estudio de la civilización del antiguo Egipto que imparten profesores venidos de otras universidades, así como talleres de traducción y visitas a lugares de interés relacionados con las distintas lenguas.
Estudios ‘on line’
El director de la Academia tampoco duda en “animar a quienes tengan tiempo e interés a que estudien copto”, “una forma evolucionada de la lengua egipcia que pasó a denominarse así; en esa lengua siguen celebrando su liturgia los cristianos coptos de Egipto”. Por lo que se refiere al sirio “es una lengua muy cercana al arameo, tanto que los cristianos que la siguen hablando en la actualidad se presentan como los que han conservado la lengua de Jesús, pues es la que más se parece a la que Jesús hablaba”.
Es bueno recordar que, “además de la importancia que tienen culturalmente tanto los coptos como los sirios, está el hecho de que son grupos de minorías cristianas a quienes mostrar nuestra cercanía, aprecio y valoración aprendiendo sus lenguas respectivas”.
Las lenguas pueden cursarlas personas que posean un nivel cultural y formativo equivalente al de estudios medios; cada idioma se estudia durante tres cursos. Puede seguirse a través de clases presenciales y ahora también ‘on line’. La matrícula de la Academia está abierta hasta el lunes 16 de Octubre.