REDACCIÓN | 11-10-2019

Una imagen de la Virgen preside la sala central de la residencia. (FOTO: V.GUTIÉRREZ)


El cardenal Cañizares ha clausurado los actos conmemorativos del 40 aniversario de la residencia de personas mayores “San Antonio de Benagéber”, con la bendición de las nuevas instalaciones ampliadas en el centro, regido por la Fundación canónica San Antonio de Benagéber perteneciente a Cáritas Diocesana de Valencia.
El Arzobispo visitó las instalaciones y ha expresado su alegría “por compartir con ustedes tal día como hoy, día del Mayor”, así como el día que se inicia el Mes Misionero ya que “misión es evangelizar y el signo de la evangelización es la caridad de Dios, siempre presente en esta residencia desde su fundación”, ha señalado.
El Cardenal agradeció también a todos los trabajadores, voluntarios y usuarios la labor que hacen y mostró su “apoyo, cercanía y unidad con esta residencia, con sus proyectos y su futuro”.
En el acto participaron el director de la residencia, José Sancho-Tello Valls; el vicario episcopal de Acción Caritativa y Social, Jose María Taberner; el director de Cáritas Diocesana y miembro del patronato de la Fundación San Antonio de Benagéber, Ignacio Grande; el alcalde de la localidad, Enrique Santafosta y el párroco Jose Ignacio Llópez junto al párroco emérito, Alberto Caballer.
Nuevas instalaciones
Tras una explicación sobre la historia de la residencia, el cardenal Cañizares recorrió las instalaciones del centro y bendijo un nuevo comedor “con un ambiente familiar y de autoservicio a aquellas personas que no son dependientes y que pueden servirse ellos mismos”, así como un nuevo pabellón de habitaciones.
También bendijo una nueva habitación destinada “a dignificar y acompañar en sus últimos días a las personas en tránsito, favoreciendo el acompañamiento de su familia en intimidad”, según explicó el director de Cáritas Diocesana.

Una exposición fotográfica con rostros de personas mayores ha decorado el centro durante todo el año. (FOTO: V.GUTIÉRREZ)


La residencia cuenta en la actualidad con 44 trabajadores y 53 voluntarios y según ha explicado el director del centro José Sancho-Tello, “nació como fruto de la obra social de la Iglesia, a través de Cáritas Diocesana, con la finalidad de atender a las personas mayores sin familia y sin recursos, una inquietud a la que se sumó la congregación Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y durante estos 40 años hemos luchado por hacer efectivos y poner en valor sus derechos y darles visibilidad”.
De hecho, “el objetivo de los fundadores sigue vigente y por ello el año pasado desde la Fundación se trabajó para iniciar un programa de plazas sociales que actualmente está en marcha destinado a personas mayores sin apoyo familiar y sin recursos que necesitan un hogar adaptado a sus necesidades”, ha añadido.
Así, la residencia cuenta con 68 plazas concertadas con la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, y otras 10 plazas sociales, subvencionadas por la Fundación San Antonio de Benagéber, dirigidas a “personas mayores dependientes con escasos recursos y con una situación social y familiar que les impide proveerse de los cuidados y atenciones que precisan para llevar una vida digna”,
Fundación San Antonio de Benagéber
Los impulsores de la residencia fueron “dos personas vinculadas a Cáritas, Pilar Soler y José Luis Soto, junto a un equipo de personas, que tomaron la iniciativa de crear una Residencia Asistida para personas mayores dependientes, para lo cual contaron con la cesión del edificio, propiedad del Arzobispado de Valencia”.
Por otra parte, el 8 de mayo de 1979 se firmó un convenio de colaboración con las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl por el cual se instaló en la residencia una comunidad de la congregación. Ese mismo mes inició su actividad la residencia y su inauguración oficial fue el 15 de noviembre de 1979.
Posteriormente, el entonces arzobispo de Valencia, monseñor Miguel Roca, erigió en 1983 la Fundación San Antonio de Benagéber, como proyecto integrado en Cáritas Diocesana.
Desde ese momento la Fundación asumió la propiedad, administración y representación de la residencia, que cuenta con 68 plazas públicas para personas mayores dependientes y 10 plazas sociales para mayores en situación de exclusión social.
El centro pertenece a Lares CV (Asociación de Residencias de Ancianos y Servicios de Atención a los Mayores del Sector Solidario).