Mª José Cervera | 13-06-2012

Alumnos de Vicente Verdú, acompañándole en la primera etapa. (Foto: Alberto Sáiz).

Alumnos de Vicente Verdú, acompañándole en la primera etapa. (Foto: Alberto Sáiz).


Un profesor de Física del colegio Cumbres de Godella recorre desde este martes a pie el Camino de Santiago de Levante, desde Valencia hasta la capital compostelana, en una iniciativa para “rezar por las familias necesitadas ante la crisis”, coincidiendo además este año con el 25 aniversario del centro escolar y el traslado del colegio a Moncada a partir del curso próximo.
Vicente Verdú, de 53 años, natural de la localidad alicantina de Elche, casado y con dos hijos, tiene previsto realizar en 40 etapas un total de 1.215 kilómetros, desde el propio colegio hasta Santiago, a donde tiene prevista su llegada el 29 de julio.
Durante el recorrido, Verdú estará continuamente localizado a través de un GPS en su teléfono móvil, que podrá seguirse desde una cuenta habilitada en Facebook con el nombre de ‘Verdú. Camino de Santiago’.
Donativos solidarios
La iniciativa incluye, además, la apertura de una cuenta bancaria solidaria, bajo el nombre de ‘1 kilómetro, 1 euro’, con el fin de recoger donativos de “todos aquellos que quieran sumarse a la causa”, ha explicado. Las recaudaciones serán destinadas a la Fundación Neurocirugía, Educación y Desarrollo (NED), a Cáritas Diocesana de Valencia, al sanatorio de la asociación valenciana de lucha contra la lepra Fontilles y a la Fundación Altius, creada por los Legionarios de Cristo para la formación, salud y desarrollo integral de niños y jóvenes necesitados.
Vicente Verdú, que realiza senderismo desde joven, ha sido jugador y es entrenador de rugby del CAU Valencia y lleva preparándose “más a fondo” durante los dos últimos años, camina con una mochila con unos siete kilos de equipaje: “Llevo lo imprescindible: tres mudas, mapa, guía, linterna y poca cosa más”, ha enumerado.
El peregrino se alojará en los albergues de las poblaciones que atraviese, donde también tiene previsto visitar sus iglesias para “rezar también allí”.
El profesor, que ha asegurado que afronta este reto con mucha “vitalidad e ilusión”, ya realizó el Camino portugués de Santiago en 2010 con su hijo, que entonces tenía 18 años, y fue allí “donde surgió la idea de emprender este proyecto”, ha explicado.
La salida ha tenido lugar este martes tras la celebración de una misa en el colegio Cumbres de Godella, desde donde el profesor ha partido hacia la plaza de la Virgen de Valencia. Oficialmente, la ruta comienza en su primera etapa en la Puerta de los Apóstoles de la catedral de Valencia, que es el punto de salida oficial del llamado ‘Camino de Levante’, itinerario escogido por Verdú para llegar a Santiago.
Una vez en la capital compostelana, a la que prevé llegar el 29 de julio, participará en la misa del peregrino a las doce del mediodía en la catedral. Allí conmemorará el 25 aniversario de su centro escolar junto al resto de compañeros, alumnos y padres que puedan acudir.
40 etapas de 30 km.
El itinerario comprenderá un total de 40 etapas. Así, la ruta incluirá Valencia-Algemesí, Algemesí-Canals, Canals-La Font de la Figuera, La Font de la Figuera-Almansa, Almansa-Higueruela, Higueruela-Albacete, Albacete- La Roda, La Roda- San Clemente, del 19 al 27 de junio. Después proseguirá por distintas poblaciones de Castilla La Mancha, Madrid, Castilla y León y Galicia.
La mayor parte de las etapas del recorrido serán de unos 30 kilómetros aproximadamente. No obstante, Verdú tiene previsto realizar cuatro jornadas cada ocho días a un ritmo más bajo a modo de “descanso”, con el fin de “rebajar la marcha y completar en ellos aquellos kilómetros pendientes que no puedan realizarse en etapas más duras”.
El profesor recorrerá las primeras etapas de la peregrinación solo, pero a mitad del itinerario se le sumará su hijo. “Es posible que también me acompañe mi mujer, e incluso hasta mi madre, en el último tramo antes de Santiago”, ha añadido.
Además, a la peregrinación podrán sumarse todos aquellos peregrinos que deseen acompañarle en alguna o varias etapas del camino. Tanto su familia, como sus compañeros de trabajo y alumnos “me han mostrado un gran apoyo”. En particular, el profesor Verdú ha agradecido la colaboración del colegio Cumbres en esta iniciativa al permitirle adelantar unos días el viaje.
Al reflexionar sobre el sentido de peregrinar, el docente ha advertido que “te permite pensar con más lucidez y tranquilidad que en la vida cotidiana”. También ha destacado, al recordar la peregrinación que realizó con su hijo hace unos años, que “el camino a Santiago compartido refuerza las relaciones humanas y les da una profundidad mayor, ya que durante unos días desaparecen las prisas y el estrés que en la vida cotidiana te dificultan el contacto”. Al contrario, “hay más tiempo para el diálogo y para intimar”, ha corroborado. Por todo ello, Verdú ha expresado su ilusión de poder realizar una parte de su peregrinación de este año con su primogénito.