B. N. | 29-02-2012

(Foto: Alberto Sáiz)

(Foto: Alberto Sáiz)


La capilla del nuevo hospital La Fe de Valencia,ya ha sido bendecida por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro,  en un acto que contó con la presencia del conseller de Sanidad, Luis Eduardo Rosado. La capilla tiene una imagen de un Cristo y de la Virgen de la Milagrosa, así como otra de San Camilo.
Más de 820 personas asisten mensualmente a la celebración de la Eucaristía en la capilla del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia. Destinada para el servicio re­ligioso de los enfermos, familiares y  personal sanitario, la capilla forma parte de la asis­­tencia in­tegral que el hospital ofre­ce a los enfermos a través de los religiosos camilos.
Oficios
En la nueva capilla se celebran dos misas al día, por la mañana y por la tarde, con una asistencia de 25 a 30 personas diariamente, lo que supone unas 820 personas que asisten a la celebración al mes.
Además, el sevicio religioso es el encargado de llevar la Comunión a las habitaciones don­de hay enfermos que no pueden acudir a la capilla, así como el sacramento de la Penitencia y de la Santa Unción.
También celebran los denominados ‘Bautismos de urgencia’ para los neonatos nacidos con alguna malformación y que tienen que ser sometidos a una operación de riesgo.
A todo esto se le suma la atención personalizada a cada paciente a través de la llamada ‘Relación de Ayuda Pastoral’. De reciente incorporación ha sido la ayuda que brindan los voluntarios ‘Beato Juan Pablo II’.
El servicio religioso está abier­to a todo el personal del hospital, tanto médico como administrativo, así como “a otros enfermos y familiares que no son católicos, a quienes saludamos cariñosamente y nos ofrecemos para contactar con el ministro del culto que necesiten, si ellos así lo quieren”, relata Santos García Pérez, religioso camilo y responsable del servicio.
Al frente del servicio religioso del nuevo hospital La Fe están los religiosos camilos, residentes en Valencia desde 1760, quienes después de un largo período de ausencia -más de 100 años-, por la expulsión de las ordenes religiosas, definitivamente se establecieron en nuestra ciudad en 1893 con el beneplácito del car­denal Sancha, arzobispo de Valencia.
Su misión era la de atender espiritualmente el Hospital San Carlos Borromeo (actual sede de la facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia, ubi­cada en la calle Quevedo de nuestra ciudad).
Siguen en Campanar
“Hemos sido capellanes del Hospital Clínico más de trece años e igualmente del Sanatorio 18 de Julio que después pasó al Hospital Arnau de Villanova, que hemos tenido que dejar por falta de personal”,  explica el religioso.
Ya en el año 1968 fueron nombrados capellanes de la ciudad sanitaria La Fe del barrio valenciano de Campanar, ac­­­tividad que todavía llevan a cabo, pe­se al traslado de la mayoría de ser­vicios a las nuevas instalaciones hospitalarias de Malilla.