REDACCIÓN | 4-010-2014

Don Antonio, recibido por los vecinos de la localidad.

Don Antonio, recibido por los vecinos de la localidad.


 
El Cardenal fimó en el libro de honor de la parroquia.

El Cardenal fimó en el libro de honor de la parroquia.


El cardenal Antonio Cañizares, arzobispo electo de Valencia, dirigió sus primeras palabras a la archidiócesis de Valencia, tras llegar a Villargordo del Cabriel, en las que ha asegurado que “viene a servir” a una diócesis que mañana “tomará ella posesión de mi”.
En la parroquia de San Roque de Villargordo del Cabriel, en la que el purpurado ofició una celebración de la Palabra tras orar ante el Santísimo, el Cardenal afirmó que “vengo muy alegre para ser sencillamente vuestro servidor, porque vengo a servir y a no ser servido”.
Según el purpurado, en la archidiócesis valentina “mi camino será despojarse de sí, pasar como uno de tantos en medio de todos, sirviendo y entregando mi vida y el tesoro que he recibido de nuestra Santa Madre Iglesia, Jesucristo, que es la única riqueza que traigo”.
Así, expresó que “vengo a anunciar a Jesucristo, porque no hay otro en el que encontremos la paz, la reconciliación y la esperanza, la felicidad y la alegría, y la salvación”, ha añadido. Por eso, el purpurado invitó a todos a “abrir de par en par nuestras puertas a Él, sin ningún miedo” y que en el centro de todo esté la Eucaristía, porque “sin ella no vamos a ninguna parte”.
Posteriormente, el cardenal Antonio Cañizares firmó en el libro de honor del templo parroquial y también en el del Ayuntamiento del municipio.
Por su parte, el vicario episcopal Arturo Ros ha expresado previamente, en nombre de la diócesis, su gratitud por la llegada del nuevo pastor por el que “nos sentimos agraciados y agradecidos”.
El purpurado llegó por la mañana procedente de Madrid por la A-3 a la primera localidad de la provincia de Valencia, Villargordo del Cabriel, en cuya plaza fue recibido por el vicario general de la archidiócesis, Vicente Fontestad, el presidente de Las Cortes Valencianas, Juan Cotino, junto a autoridades locales y feligreses del municipio.
Igualmente, han estado presentes los miembros del Consejo Episcopal y del Colegio de Consultores del Arzobispado, una representación del Cabildo de la Catedral, la comisión organizadora de la toma de posesión, así como el párroco de Villargordo del Cabriel y los sacerdotes del arciprestazgo.
Lea la crónica íntegra en la edición impresa de PARAULA