MARÍA JOSÉ FRAILE | 6-07-2014
parroq-melianaCon un estilo figurativo muy personal, deudor cien por cien del dibujo y centrado en la estética del cómic, un feligrés de Meliana ha conmutado una condena judicial realizando para su parroquia de los Santos Juanes  una interesante “y particular interpretación” de escenas de la vida Cristo, explica a PARAULA el párroco Enrique Arce.
En total han sido trece composiciones y han sido extraídas del Nuevo Testamento. Ocupan una superficie de 350 metros cuadrados y con su frescura y naturalidad no sólo “dotan de vida” una de las paredes exteriores de los locales del patronato parroquial sino que les imprime “carácter evangelizador”.  Entre los pasajes escogidos, junto a la Anunciación, el Nacimiento, la Crucifixión y Resurrección de Jesús, está también  ‘explicado’ el pasaje de la samaritana, la curación del paralítico o el regreso del hijo pródigo, entre otras. Algunas llegan a medir “hasta doce metros de altura”.
El artista Ricardo Civetta Cabo, tiene 50 años, es pintor-decorador profesional y con este trabajo ha redimido una de sus condenas judiciales. Ricardo es feligrés de Meliana aunque nació en Buenos Aires y para ayudarle a encauzar su vida “le dije que pintara escenas de la vida del Señor” que además ha identificado con su respectiva cita bíblica.
Para llevar a cabo esta gran  obra, Ricardo ha invertido dos años de su vida y ha contado con la colaboración desinteresada de dos empresas del municipio, Plast-Bella y Soldema “que le han dado las pinturas y le han prestado los andamios, respectivamente”.
Ricardo colabora además como voluntario de Cáritas  en el reparto de comida y en el ropero y “ha conquistado la estima y el aprecio” de todos los feligreses y vecinos de esta localidad valenciana.
Con esta acción, esta parroquia de los Santos Juanes se suma al grupo de otras tantas así como de ONG’s y Ayuntamientos que acogen a personas que han sido condenadas judicialmente para realizar trabajos sociales en beneficio de la comunidad conmutando de esta forma su ingreso en prisión.