Conventos franciscanos y capuchinos celebran a san Antonio de Padua Con reparto de panes bendecidos embolsados
Bendición de panes en el convento de los Capuchinos, de Valencia. FOTO: M.GUALLART

L.B. | 18.06.2020

Las órdenes religiosas de los Franciscanos y de los Franciscanos Capuchinos celebraron el sábado 13, la festividad de san Antonio de Padua con misas en sus conventos e iglesias de Valencia en las que fueron bendecidos los tradicionales ‘panes de san Antonio’ que posteriormente se repartieron embolsados.

Los Franciscanos celebraron una misa solemne, en la iglesia del convento de Nuestra Señora de los Ángeles, en la calle Pintor Salvador Abril, 16, “con todas las medidas sanitarias establecidas y los cientos de panes que se han repartido han sido previamente embolsados para evitar riesgo de contagio”, indican desde la congregación.

De igual forma, la iglesia de San José del convento de los capuchinos, situada en la calle Cirilo Amorós, 67, acogió, la celebración de una eucaristía en honor de san Antonio de Padua organizada, como todos los años, con la colaboración de la Asociación Fray Conrado-Amigos de San Antonio.
Después de la misa fueron bendecidos y repartidos “más de 1.000 panes, como en años anteriores, elaborados por la empresa Dulcesol de Gandia que se han entregado, como siempre, embolsados”, explica Fernando Sánchez, presidente de la asociación.

Reparto de alimento
Asimismo, la Asociación Fray Conrado-Amigos de San Antonio ha reanudado este mes el reparto de alimentos a un centenar de familias con escasos recursos que realizan en el convento de los Capuchinos los primeros martes de cada mes y que tuvo que ser suspendido durante el tiempo del confinamiento por la pandemia.

Además, desde la entidad han anunciado que están empezando a preparar la celebración, el próximo 10 de octubre, del quinto aniversario del fallecimiento del religioso capuchino fray Conrado Estruch, que impulsó, entre otras iniciativas, el reparto de alimentos y los belenes solidarios elaborados con materiales de desecho.

Sin venerar la reliquia
Por su lado, la parroquia valenciana de San Antonio de Padua celebró la misa solemne “pero sin reparto de panes ni veneración de la reliquia, por las situación actual y las medidas establecidas”, aunque sí instalaron la imagen del santo en el altar, según indica el párroco, José Luis Barrera.
La tradición de los panes de san Antonio está muy arraigada en Valencia y se remonta a cuando san Antonio de Padua (1195-1231) repartía panes en los conventos franciscanos de Europa.

También los comerciantes

Por su parte, la Real Asociación de San Antonio de Padua de Comerciantes de Valencia -fundada en el año 1.600-, celebró la fiesta de su titular con una misa en la parroquia de San Martín, donde tiene su sede. Aunque excepcionalmente no hubo reparto de panes y “como quiera que entre los fines de la entidad figura la realización de obras caritativas, en esta ocasión, los panes y todo lo que se ha recaudado a lo largo del año por las cuotas de los asociados -comerciantes de distintos gremios- y otros donativos, se entregará al Cottolengo del Padre Alegre”, señala Encarna Pérez.