Redacción | 30-03-2017

Líderes y representantes de distintas religiones y confesiones cristianas presentes en la oración por la paz.

Líderes y representantes de distintas religiones y confesiones cristianas presentes en la oración por la paz. (Fotografía: M.Guallart)


“Las religiones no separan sino que unen en una plegaria común para que Dios nos conceda la unidad y la paz”, aseguró el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el acto interreligioso de Oración por la Paz, celebrado por segundo año en la Facultad de Teología ‘San Vicente Ferrer’ de Valencia, que congregó a los líderes en España de la religión judía, musulmana, budista e hinduista y las confesiones adventista, ortodoxa y evangélica protestante.
Cerrar las fronteras por el terrorismo “sería una barbaridad” ya que “la libertad religiosa es la base de todos los derechos humanos”, manifestó igualmente el Cardenal el pasado jueves 23 en referencia al atentado terrorista ocurrido un día antes en Londres.
El terrorismo “no tiene nada que ver con el Islam” y “quien atenta de esta manera no cree en Dios, en absoluto”, subrayó el Arzobispo a preguntas de los medios de comunicación antes de comenzar la oración. “Nos unimos para orar por la paz, conscientes de la situación de violencia, y de guerra en algunas partes, y nos duelen todos los atentados terroristas que contravienen la voluntad de Dios”, indicó ya en el acto. Por eso, “llorando el atentado de Londres, y tantos otros, nos reunimos para orar por el cese de toda violencia o amenaza contra el hombre, cada uno desde nuestra confesión, algo que haremos, año tras año, mientras dure esta situación de violencia”.
Durante el acto, al que se sumaron representantes de la Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento de Valencia, así como de otras instituciones del ámbito religioso, político, social y cultural, se intercalaron momentos de oración de cada uno de los participantes religiosos, con tiempos de música y de oración, en silencio, por la paz.
Entrega de premios
El cardenal Cañizares leyó la ‘Oración por la paz de san Francisco de Asís’ y rezó, junto con los asistentes, el Padre Nuestro. Por último, señaló que “estamos enteramente convencidos de que la fe en Dios expresada en las diversas religiones no separa y menos aún enfrenta, y confiamos que la paz llene al mundo entero y los corazones de tus fieles”.
Al finalizar el acto, el Cardenal entregó unas distinciones, instituidas por el propio Arzobispo, como reconocimiento a la contribución de diferentes personas e instituciones por su labor realizada “a favor del Hecho Religioso como factor de integración social”.
Los premiados fueron la Tenzin Choky, maestra de meditación de la Tradición Guelugpa de Lama Tsong Khapa, cuyo máximo representante es Dalai Lama, y maestra del Centro Nagarjuna de Valencia; la Fundación Pluralismo y Convivencia, por la promoción de las confesiones religiosas en España; Riay Tatary, por la representatividad y la unidad de los musulmanes en España; el Ayuntamiento de Oliva, por su proyecto de creación de un centro interreligioso; Manuel Sarrias, por su labor en favor de la unidad de las Iglesias Evangélicas de España; Sadia Cohen, presidente de la Fundación Juan de Borbón, por su labor a favor de la comunidad judía; Sergiy Prosandeev, arcipreste ortodoxo y rector de la parroquia San Jorge, de Valencia, por su labor en favor de la Iglesia Ortodoxa en Valencia; y Swami Rameshwarananda Giri, fundador y presidente del Centro Vedántico de Valencia por su labor a favor de la comunidad hinduista en Valencia.
Lea el testimonio de los líderes religiosos presentes en la oración en la edición impresa de PARAULA

En amarillo: [box cla