REDACCIÓN 17-06-2016

Decenas de miles de personas participan en el desagravio a la Virgen. V. GUTIÉRREZ

Decenas de miles de personas participan en el desagravio a la Virgen. V. GUTIÉRREZ


Decenas de miles de personas participaron el jueves 16 de junio en el acto de desagravio a la Virgen de los Desamparados convocado por el cardenal arzobispo de Valencia tras la profanación de la imagen de la patrona de Valencia y de la Virgen de Monserrat en una campaña publicitaria sacrílega.
Tanto la Plaza de la Virgen como luego la Catedral estuvieron abarrotadas por una multitud que, en el caso de la Catedral, la llenó en todos sus bancos una hora antes. En el caso de la Plaza de la Virgen, los devotos llenaron y colapsaron la entrada por la calle Miguelete así como las calles adyacentes a la propia Plaza.
El gentío imposibilitó que la imagen de la Virgen peregrina llegara hasta el lugar previsto, entre las dos puertas de la Basílica y quedó situada delante de una de ellas, desde la que el cardenal dirigió el rezo del Rosario, acompañado por los obispos de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui, y Segorbe-Castellón, monseñor Casimiro López, y el obispo auxiliar de Valencia, monseñor Esteban Escudero.
La llegada de la Virgen a la plaza ha sido acogida con una ovación de varios minutos y vítores y piropos
Los fieles llenaron la Catedral. A.SAIZ

Los fieles llenaron la Catedral. A.SAIZ


Posteriormente, en la Catedral de Valencia, concelebró la misa ocho obispos. Además de monseñores Murgui, López y Escudero, los titulares de las diócesis de Tortosa, Enrique Benavent, Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig, y los obispos eméritos de Lleida, monseñor Joan Piris; de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, y de el Ferrol, monseñor José Gea Escolano, y un centenar de sacerdotes, la procesión de entrada fue acogida con otra ovación continuada cuando ha aparecido el cardenal Cañizares.
Los aplausos le acompañaron hasta el presbiterio, desde donde ha tenido aún que pedir silencio tras varios minutos de ovación para poder iniciar la misa, que concluyó con el himno de la Virgen de los Desamparados coreado por todos los fieles.
Lea la crónica íntegra del acto y las alocuciones íntegras del Cardenal, en la edición impresa de PARAULA. También incluye extenso reportaje gráficos y testimonios de los participantes.