vp-torres-torres-1

Vecinos de Torres Torres dejaron sus obligaciones para acompañar al Cardenal en su visita pastoral. (Foto: Alberto Sáiz)


Eva Alcayde | 10-05-2017
La visita pastoral, que lleva al Arzobispo de Valencia y a sus obispos a recorrer diferentes puntos de la diócesis, suele revolucionar la vida de los pueblos, sobre todo si son pequeños, y de sus vecinos.
Y así fue esta semana durante la visita al arciprestazgos del Camp de Morvedre.
En Torres Torres el volteo de las campanas anunciaba que don Antonio llegaba al pueblo. En la parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, con las puertas abiertas de par en par, ya le esperaban un nutrido grupo de vecinos, a los que el Arzobispo agradeció su presencia. “Habeis venido muchos, aunque es jueves por la mañana y es un día de trabajo”.
A ellos el Arzobispo les animó a seguir como hasta ahora, “trabajando en Cáritas” y les dio saludos para sus familias, vecinos y todos los que no habían podido asistir”.
Tras cantar el himno a la patrona de Torres Torres, la Virgen de la Leche, los vecinos del pueblo saludaron a don Antonio y le acompañaron por las calles de Torre Torres hasta el Ayuntamiento de la localidad, donde se celebró un pequeño encuentro con varios vecinos.
Arropando al Arzobispo
En el consistorio se reunió una representación de la vida de la localidad para arropar y acompañar a don Antonio. Así estuvieron integrantes de la Asociación Cultural de Torres Torres, de la Coral Virgen de la Leche, de los Festeros de 2017 y de los Clavarios, y de la Asociación de Jubilados y Pensionistas, además de concejales y corporación municipal y la doctora y enfermera del pueblo.
Ángeles señalaba que la “gente del pueblo es muy generosa y ha dejado sus quehaceres para estar con el Arzobispo”. Raquel Sánchez, por ejemplo, pertenece a los Festeros de la Virgen de la Leche, y cerró su peluquería durante unas horas para acompañar a don Antonio. “No viene todos los días alguien tan importante”, decía.
Manoli Reyes y Amparo Gallego, de la Asociación de Jubilados, estaban muy contentas de que el Arzobispo “se haya acordado de un pueblo tan pequeño como este… con las obligaciones que tiene un obispo…”
Tras compartir un pequeño almuerzo con los vecinos, el Arzobispo firmó en el libro de honor del Ayuntamiento y el alcalde de Torres Torres, Rafael Gil, le invitó a participar el día 31 de diciembre en las fiestas de la Virgen de la Leche.
“Estamos encantadísimos de que don Antonio haya venido a vernos. Aquí tiene su casa y su pueblo para todo lo que necesite”, señaló el alcalde muy satisfecho con la visita.
Visita a Albalat
Después de Torres Torres el Arzobispo visitó la vecina localidad de Albalat dels Tarongers, que también hizo voltear sus campanas, para anunciar su llegada. En el precioso templo dedicado a la Inmaculada Concepción, se reunió con un grupo de files, catequistas, integrantes de la Cáritas parroquial y del coro.
El párroco, Eduardo Sulbarán, fue explicándole cómo es la parroquia, cómo se organizan y cómo trabajan. Y don Antonio, que expresó en reiteradas ocasiones su alegría por estar allí les dijo: “Sois un pueblo pequeño, pero tenéis que seguir adelante, sois humildes, pero sois grandes a los ojos de Dios”.
“El mejor patrimonio que tenéis es la fe, así que tenéis que transmitirla a vuestros hijos y nietos, tenéis una tarea muy importante. Así que adelante, vosotros sois testimonio vivo”, les dijo don Antonio que fue ovacionado en varias ocasiones. Una de ellas, cuando el Arzobispo les felicitó por lo bien cuidada que tenían la iglesia y el empeño y cariño que ponen en esta tarea.
El párroco explicó que la comunidad parroquial de Albalat es pequeña, pero muy sustanciosa y es la que se encarga del mantenimiento del templo. Tanto en la limpieza como costeando, incluso con sus propios fondos, los cambios de iluminación del templo, como los 12 nuevos proyectores de luz que se han tenido que instalar en la bóveda y el crucero.
En la Cáritas parroquial colaboran asiduamente con la Casa Cuna y las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de Llíria. Y esto es algo gustó mucho a don Antonio. “Sois hermanos solidarios y cuando se hace una llamada, se responde enseguida. Eso es ser cristiano”, les dijo el Arzobispo
Don Antonio también les dejó un encargo: “La comunidad de Albalat es una comunidad cristiana. Así pues, adoren al Señor, no lo dejen solo, recen el Rosario todos los días, incluso participen de la Comunión y si es necesario que se formen a ministros extraordinarios de la comunión”.
Tras visitar el templo, y compartir un pequeño refrigerio con dulces típicos de la zona en la casa abadía, el Arzobispo acudió al Ayuntamiento de Albalat, situado en la misma plaza y firmó en el libro de honor. La alcaldesa, Maite Pérez, y el exalcalde, Filiberto Prats, recibieron a don Antonio y le agradecieron su visita a la población.
Antes de partir hacia una nueva localidad, hubo tiempo de visitar el cementerio parroquial de Albalat, de 1850, donde se rezó un responso.
Un regalo especial en Estivella
Tras la comida y un pequeño descanso, la visita pastoral llevó nuevamente a don Antonio hasta Estivella. Allí paso una tarde de lo más movida, con la visita al cementerio y al centro pastoral, donde se reunió con integrantes de la Cáritas parroquial y catequistas, y la visita a las dos residencias de la Tercera Edad de Estivella, donde saludó a los mayores y en una de ellas don Antonio dio la comunión a una de las carmelitas de Puzol, que es atendida en la residencia.
También, como en el resto de las localidades, el Arzobispo mantuvo un encuentro en el Ayuntamiento con representantes de algunas asociaciones, Guardia Civil y corporación municipal. Allí el Gremio de Campaners de Morvedre sorprendió a don Antonio con un regalo muy especial: una camiseta con su nombre de la colla del Gremio. Aunque la sorpresa se la llevaron también los campaneros cuando el Arzobispo les contó que él había sido también campanero y antes que ellos, puesto que tenía más edad.
Tras el distendido encuentro en el Ayuntamiento, y una vista al museo parroquial, don Antonio presidió una celebración en la parroquia Santos Juanes de Estivella, donde confirmó a cinco jóvenes.
En la visita pastoral también han participado los obispos auxiliares, Arturo Ros, Esteban Escudero y Javier Salinas que visitaron las localidades de Algimia de Alfara, Alfara de la Baronia, Algar del Palancia, Sagunto y Puerto de Sagunto.