C.ALBIACH | 24-05-2019

La misa se celebró en el santuario de la Virgen del Castillo y de la Encarnación. (FOTO: D.VALLET)


Uno de los lugares más emblemáticos de la localidad de Cullera es su Santuario de la Virgen del Castillo. En lo alto de la montaña y con unas vistas envidiables al mar y a la desembocadura del río Júcar, se encuentra su patrona, Ntra. Sra. de la Encarnación. Allí el pasado miércoles 15 tuvo lugar la apertura del Año Santo concedido por la Santa Sede por el centenario de la coronación y patronazgo de la Virgen. Una celebración de la eucaristía presidida por el obispo auxiliar de Valencia Mons. Arturo Ros a la que asistieron numerosos fieles de Cullera y con la que abrieron, lo que en palabras del obispo, será “un año de gracia”.
En su homilía Mons. Arturo Ros pidió que sea “un tiempo de gracia en el que Cullera sea acogedora, en especial con los que sufren” y que “se sientan todos escuchados y comprendidos”.
En ese sentido, aseguró que es un año especial en el que se nos pide “ser sensibles a los sufrimientos del mundo” porque “no podemos ser ajenos a los que sufren”. Así, animó a “acoger con nuestra presencia, con nuestra palabra y consuelo a los que sufren”.
Asimismo, el obispo auxiliar aseguró que “la Virgen nos pide que seamos buenos hijos y buenos hermanos” en este Año Santo que “también nos llama a la alegría”. La misa fue concelebrada por el vicario episcopal y párroco de los Santos Juanes, Luis J. Molina, y por sacerdotes vinculados a Cullera.
Tras la celebración también tuvo lugar el nombramiento de las camareras y ‘tauleters’ para las fiestas de 2020: Elisa Marín, Mª de las Mercedes Robles, Francisco Soler Grau, Francisco Soler Marí y Arturo Julián.
La misa de apertura, a la que asistieron numerosos fieles que llenaron el santuario, finalizó con el himno de acción de gracias ‘Te Deum’ y el himno jubilar a la Virgen del Castillo: ‘Mare de tots els hómens, de Cullera eres honor: tos fills, oh castellera!, aclamen ta protecció”.
La Santa Sede ha concedido a la localidad de Cullera la celebración de un Año Santo Mariano, a petición del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que se celebrará bajo el lema “Seguid, Madre adorada, derramando a manos llenas vuestras divinas bendiciones”.
En este Año Santo, que concluirá el 15 de mayo de 2020, “daremos a conocer la advocación a la Virgen de Cullera y también servirá para dar un nuevo impulso evangelizador en las parroquias del municipio”, según ha apuntado Molina.
En Cullera serán templos jubilares donde ganar la indulgencia plenaria el santuario de la Virgen del Castillo y la parroquia de los Santos Juanes. De hecho, el templo parroquial acogió el pasado domingo 19 la misa de apertura del Año Santo oficiada por el párroco. Ambos templos están a disposición de grupos de parroquias y movimientos para realizar peregrinaciones jubilares.
Coronación
El acto de la coronación de la Mare de Déu del Castell tuvo lugar el 15 de mayo de 1919 y fue presidida por el entonces arzobispo de Valencia, el cardenal Enrique Reig y Casanova. Meses atrás fue el papa Benedicto XV quien aprobó y concedió esta coronación en un decreto de fecha de 15 de octubre de 1918.
Ese mismo decreto proclamaba patrona canónica principal de la localidad a la Virgen del Castillo, tras la petición que realizó el 25 de abril de 1918 el pleno del Ayuntamiento y que confirmaba el sentimiento que tenían los cullerenses desde hacía 600 años.