El Cardenal y sus condiscípulos tuvieron un encuentro privado con el Papa. (FOTO: L’ OSSERVATORE ROMANO)


En una jornada que resultó entrañable, el cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, junto a sus condiscípulos valencianos, fueron recibidos en audiencia por el papa Francisco el pasado sábado en el Vaticano con motivo del 50 aniversario de su ordenación sacerdotal.
En este grupo que celebra sus bodas de oro sacerdotales se encontraba también el obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui, y los valencianos Miguel Díaz, Alfonso López Benito, Juan Almela, Cristóbal Sobrevela y Antonio Sancho. Todos ellos recibieron la ordenación sacerdotal en Valencia en 1969.
Nada más entrar en la sala en la que le esperaban, el papa Francisco se fundió en un abrazo con el cardenal Cañizares, que le fue presentando a cada uno de sus condiscípulos. En el encuentro el papa Francisco mostró su afecto a todos ellos y les agradeció su vocación de servicio en la Iglesia.
Además, el Arzobispo junto a sus compañeros, se reunió luego con todos los sacerdotes valencianos que se encuentran en Roma, para compartir con ellos esta celebración.