AVAN | 19-06-2015

Procesión del Viernes Santo por las calles del Marítimo. (Foto: M.Guallart)

Procesión del Viernes Santo por las calles del Marítimo. (Foto: M.Guallart)

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y la Junta diocesana de Hermandades de Semana Santa han mantenido un encuentro para abordar los retos actuales y futuros de las cofradías, y han propuesto, entre otras iniciativas, potenciar la formación de los cofrades y su participación en las procesiones “como manifestaciones vivas de fe” de forma inseparable a la participación también en las celebraciones litúrgicas.
El encuentro del Cardenal y la Junta de Hermandades de Semana Santa de la diócesis de Valencia, que engloba a 199 hermandades y cofradías, con un total de 260 pasos en todas las procesiones en 36 poblaciones de la diócesis, se celebró el pasado sábado por la tarde en la Iglesia de san Francesc de Llíria.
Respecto a la formación de los cofrades, el arzobispo de Valencia subrayó que debe descansar en “cuatro pilares”: Palabra de Dios, liturgia, oración y la vida de caridad.
En este sentido, anunció el titular de la archidiócesis que la diócesis intentará facilitar el material necesario y que hará una convocatoria especial para los jóvenes cofrades en una de las vigilias mensuales de jóvenes de los viernes del próximo curso.
Además, las procesiones deben ser “manifestaciones vivas de fe”, subrayó el Cardenal que pidió a la junta de la Semana Santa promover la comunión entre los sacerdotes y las juntas locales de la Semana Santa, buscando siempre el diálogo, para recuperar toda la verdad de la Semana Santa centrada en la muerte y resurrección de Jesucristo. De igual manera, el purpurado destacó que
la participación de los cofrades en las procesiones debe ser inseparable de su participación en celebraciones litúrgicas del Santo Triduo Pascual, así como también deben participar en la
Eucaristía dominical y en el sacramento de la Reconciliación.
También hizo énfasis el cardenal Cañizares en la necesidad de compatibilizar los horarios para poder vivir la Semana Santa adecuadamente, sin que coincidan varias celebraciones que lo impidan.
En el encuentro, el Cardenal aceptó la propuesta de la Junta de revisar la figura del consiliario y convocar un encuentro anual entre los consiliarios y el Arzobispo, que pudiera también marcar unas directrices para los párrocos de cara a la Semana Santa.
Además acordaron colaborar para agilizar al máximo la burocracia y gestión sobre la regularización de estatutos, que deben estar en regla y adaptados también al Derecho Canónico actual.
Por su parte, la Junta diocesana, que se rige por unos estatutos propios, ha instado a que todos sus miembros “vivan un espíritu fraternal, cuidando todos los detalles de la Semana Santa en comunión con la Iglesia y fieles al magisterio” y ha recordado que todos los miembros de la Junta diocesana deben formar parte del apostolado de la Iglesia.
También pidieron los responsables de la Junta promover la importancia de la Semana Santa en la religiosidad popular y su mayor integración en la vida parroquial, así como establecer un canon de estética para la elaboración de nuevas imágenes, algo que el Cardenal alentó a “cuidar con sencillez en todos los detalles”.
Por ultimo, se subrayó la importancia que se debe dar a la religiosidad popular, así como crear una comisión diocesana de religiosidad popular dentro de la vicaria de Evangelización.