M.J.Fraile | 4-06-2015
portada-llagada-baculoDurante cuatro días, santa Teresa de Jesús (Ávila, 1515- Alba de Tormes, 1582) se ha hecho más presente en la diócesis de Valencia que nunca pudo visitar en vida, al recibir ahora su cayado, en el que se apoyaba para sus interminables caminatas recorriendo media España.
Es la primera vez en los quinientos años transcurridos desde el nacimiento de la santa, doctora de la Iglesia, conocida popularmente como la ‘monja inquieta y andariega’, que el bastón, custodiado en su casa natal en Ávila, sale de tierras castellanas y lo hace para recorrer los cinco continentes. El carmelita descalzo Antonio González se ha encargado de llevarlo dentro de un relicario artesanal hasta 30 países de los cinco continentes con la idea de unir a personas de diferentes razas y culturas, e invitarles a participar y resaltar así al espíritu universal de Jesús Teresa en el V Centenario de su nacimiento.
Ahora es el carmelita David Alarcón y voluntarios seleccionados por la organización del V Centenario del nacimiento de la santa abulense, quienes lo llevarán por 50 localidades españolas para que sea venerado hasta el próximo 7 de julio formando parte de la peregrinación ‘Camino de Luz’.
El pasado sábado 30 llegaba a la diócesis de Valencia procedente de Cartagena, y jóvenes de la diócesis, que habían peregrinado desde la Basílica de la Virgen, la recibieron con una lluvia de confeti a su entrada en la parroquia de Santa Teresa de Jesús.
En días posteriores, la reliquia del báculo ha visitado también los monasterios de la Encarnación y el de Nuestra Señora del Carmen, ambos en Valencia; el monasterio del Corazón Eucarístico de Jesús, de Godelleta, y el del Santo Sepulcro, de Alcoi, donde ha sido venerado tanto por sus comunidades religiosas de Carmelitas de la Antigua Observancia, de los Carmelitas Descalzos y Descalzas, como por las Carmelitas Mensajeras, respectivamente, así como por miles de fieles que han querido estar de esta manera junto al espíritu de la santa abulense, ‘maestra de espiritualidad’.

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA