L.B. | 20-07-2016

Don Antonio visitó las instalaciones entre las que se encuentra una escuela infantil. V.GUTIÉRREZ

Don Antonio visitó las instalaciones entre las que se encuentra una escuela infantil. V.GUTIÉRREZ


El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, bendijo el pasado día 15, el Multicentro de asistencia social de Casa Caridad ubicado en el barrio valenciano de Benicalap que, de forma pionera en España, ofrece albergue para personas sin hogar enfermas y convalecientes. Igualmente acoge a familias en riesgo de exclusión social con hijos menores, y dispone de escuela infantil, comedor social y sala de actividades.
Tras recorrer las instalaciones, y antes de bendecir el centro, el Cardenal agradeció la labor “de amor y caridad” de todo el equipo del Multicentro y al personal que hace posible la Asociación Valenciana de Caridad -conocida como Casa Caridad- porque “ustedes no miran quién viene sino que les atienden con toda la verdad de sus corazones” y “eso es actuar como Cristo quiere que actuemos, con la caridad, que es, sencillamente, la más exigente de todas las virtudes humanas pero también la más gozosa de todas ellas”.
Este centro, que empezó a funcionar el pasado mes de marzo, es “un signo muy grande para toda Valencia, para toda la Iglesia en Valencia, y para mí”, según don Antonio, que manifestó su “gran admiración” por quienes “llevan la caridad a los que están excluidos y necesitados”.
En el recorrido por las instalaciones del Multicentro acompañaron al Arzobispo el presidente de Casa Caridad, Antonio Casanova; los vicepresidentes Luis Miralles y Antonio Gomis; y la directora gerente del centro de Benicalap, Guadalupe Ferrer.
Ayudas y donativos
El presidente de la Asociación Valenciana de Caridad explicó al Cardenal que se trata de una obra social del pueblo valenciano y, “aunque no tenemos ninguna connotación política o religiosa”, reconoció que “nos inspira el espíritu cristiano”. Además destacó que “cuando estás en un sitio como éste, al final crees en la Providencia” porque “tienes muchos problemas y, creas o no, lo cierto es que las cosas funcionan y nunca fallan”, añadió Casanova, que también subrayó que “vamos a cumplir 110 años y no hemos cerrado ni un solo día”.
El presidente de Casa Caridad destacó la labor “insustituible” de los cerca de 300 voluntarios y trabajadores sociales que colaboran con la entidad, así como de los muchos valencianos, particulares y empresas, que aportan sus donativos dinerarios o materiales, “que también son muy necesarios”. En este sentido, puso como ejemplo los 1.200 pañales que Casa Caridad necesita diariamente para los niños que atiende en todos sus centros.