Redacción | 22-03-2012

Así quedó el manto de la Virgen tras la ofrenda de cientos de miles de falleros. (Foto: M. Guallart)

Así quedó el manto de la Virgen tras la ofrenda de cientos de miles de falleros. (Foto: M. Guallart)


Más de 100.000 personas -exactamente 103.514 -, participaron este año los días 17 y 18 en la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados, según los datos difundidos por Junta Central Fallera. 94.860 fueron falleras y falleros y 8.654 músicos acompañando a las comisiones.
Los ‘vestidores’ de la Mare de Déu necesitaron 60.000 ramos de flores, con los que se confeccionó el manto de la imagen de la patrona que cada año se instala frente a su basílica, este año sin el tradicional toldo.
Mari Sol Burgos fue la encargada de diseñar el dibujo que se ha confeccionado con los ramos de claveles rojos y blancos de las falleras. José Santaeulalia fue quien llevó a cabo la parte técnica. La composición se titulaba ‘Flores desde el corazón’.
Misa de San José en la catedral

Las falleras mayores de Valencia en la catedral durante la misa de San José. (Fotografía: M.Guallart)


El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, pidió a los cristianos durante su homilía en la catedral en la festividad de San José, que secunden el ejemplo del patrono de Valencia para “hacer sitio a Dios en unos momentos en que se quiere prescindir de Él”. “Aceptadlo como un reto en este momento histórico: hay que buscar sitio a Dios en la familia, en la cultura, en la política, en la legislación, en los lugares de debate, en las organizaciones, en todos los lugares donde la vida humana crece y se desarrolla”, señaló.
“En estas circunstancias en las que vivimos, en que a Dios se le quiere retirar y no dejarle que esté presente en la vida de los hombres, ni en su historia personal ni colectiva, San José, precisamente, nos invita a luchar y trabajar para encontrar sitio a Dios”, insistió el arzobispo de Valencia, que defendió que “Dios ha de tener sitio entre nosotros porque ha querido venir a este mundo y no dejar solos a los hombres”.
Monseñor Osoro recordó en su homilía cómo San José “interviene directa y activamente para hacer que la presencia de Dios en la historia del hombre sea real y viable” y, en este sentido, elogió, también, cómo los falleros “hacéis tan bellamente posible esto mismo, cuando decidís que lo más importante de vuestras fiestas, lo mejor, sea el lugar que hacéis a Dios a través de la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados que hemos visto durante dos días de forma tan multitudinaria”.
El prelado se refirió también al inicio, el próximo octubre, del Año de la Fe convocado por el papa Benedicto XVI, y propuso que el seguimiento de San José sea “como un prólogo” para que todos los cristianos “asumamos el compromiso de captar lo esencial de nuestra fe y hacer que nuestra vida sea distinta y diferente”.
La eucaristía en la seo, organizada por Junta Central Fallera en colaboración con el gremio de carpinteros, contó con la participación de miles de fieles, que llenaron el templo, entre ellos la fallera mayor e infantil de Valencia, Sandra Muñoz y Rocío Pascual, así como sus cortes de honor. Asimismo, participaron, entre otras personalidades, José Alfredo Peris, rector de la Universidad Católica de Valencia, el concejal Francisco Lledó, presidente de la Junta Central Fallera, y representantes de comisiones falleras, de las ‘belleas del foc’ de Alicante.
En la celebración se cantó la ‘Misa breve de Fallas’, escrita por el prefecto de Música Sacra de la seo, José Climent, a cuatro voces y órgano, fue acompañada por los instrumentos de la ‘dolçaina’ y el ‘tabalet’, así como por la Coral Catedralicia.
Amplio reportage fotográfico en la edición escrita de PARAULA