EDUARDO MARTÍNEZ |  23-02-2012

Monseñor Osoro impone la ceniza a un grupo de fieles durante la eucarístia del miércoles en la Catedral. (Foto: Alberto Sáiz).

Monseñor Osoro impone la ceniza a un grupo de fieles durante la eucarístia del miércoles en la Catedral. (Foto: Alberto Sáiz).


El Itinerario Diocesano de Renovación (IDR) ha cumplido un año desde su inicio oficial durante la celebración del Miércoles de Ceniza  el 9 de marzo de 2011 presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, en la catedral.
En aquella ceremonia, el prelado explicó que se ponía en marcha el IDR para “afrontar con fuerza los nuevos escenarios que han cambiado en nuestro mundo” y animó a los presentes a “no tener miedo al cambio”.
Asimismo, en la misa del Miércoles de Ceniza de este 2012 que el prelado ofició también en la seo, se elevaron oraciones por el IDR para que esta acción evangelizadora “nos una en el conocimiento de Dios y en la respuesta a su llamada”.
Monseñor Osoro manifestó durante su homilía de este año que “urge cambiar este mundo y construir nuestra civilización sobre bases sólidas”. Para ello, “la Iglesia nos muestra el camino, que es Jesucristo”. De hecho, ante todas las miserias y problemas actuales “lo mejor que podemos ofrecer a nuestra sociedad es a Cristo”, insistió.
El cambio empieza en uno
En este sentido, el arzobispo de Valencia también dijo que “ningún proyecto político, económico ni social puede sustituir la caridad de uno mismo, aquello que debemos ofrecer a los demás”.
En su próximo número, PARAULA realizará un balance del primer año del IDR en la archidiócesis de Valencia.