Eduardo Martínez | 07-05-2015
escudero-anuncio
Tras casi cinco años como obispo titular de la diócesis de Palencia, monseñor Esteban Escudero (Valencia, 1946) vuelve a su diócesis natal para ser obispo auxiliar, cargo que ya desempeñó aquí durante una década (de 2001 a 2010). Así que la noticia de su nombramiento, anunciada a mediodía del pasado jueves, 7 de mayo, estuvo rodeada de una familiaridad especial. Don Esteban ha servido a la Iglesia valentina como sacerdote durante casi cuarenta años, desde que fuera ordenado en Carlet en 1975, y eso se notaba en el clima que se respiró en el Palacio Arzobispal de Valencia al producirse el anuncio.
Pasaban unos minutos de las doce del mediodía, cuando el cardenal Cañizares entró en el Salón del Trono para hacer pública la designación del papa Francisco. Esperaban allí varias decenas de responsables de la diócesis y de trabajadores del Arzobispado. Entre todos ellos, también amigos y colaboradores de don Esteban durante su anterior etapa en Valencia.
Don Antonio leyó primeramente la carta de la Nunciatura Apostólica donde comunica el nombramiento y, después, unas palabras escritas por él mismo, dirigidas a toda la diócesis valentina y en las que expresa su agradecimiento al Papa por la designación y su alegría por la ayuda que a partir de ahora recibirá de don Esteban en su gobierno pastoral. Sus palabras fueron recogidas con aplausos por los presentes, que a continuación cantaron el ‘Regina Coeli’, propio del tiempo pascual.
Tras ello, en un tono distendido, el cardenal Cañizares invitó a todos los allí reunidos a preguntarle lo que quisieran al respecto del nombramiento. Espontáneamente, entre los presentes se oyó una voz: “Yo quiero decir que estoy encantada”, palabras a las que don Antonio asintió, haciéndolas suyas, mientras se dibujaba una sonrisa cómplice en el rostro de los demás: “Todos lo estamos”, replicó el purpurado.
Alegría de don Esteban
También aseguró don Antonio que el nuevo obispo auxiliar de Valencia está “muy contento de venir”, extremo que el propio don Esteban corroboraba simultáneamente desde Palencia, en una rueda de prensa que ofreció allí para comunicar el nombramiento. “Quiero saludar a todos los valencianos -afirmó el nuevo obispo auxiliar-, asegurándoles que a partir de ahora voy a trabajar apostólicamente con ellos y para ellos, con el mismo empeño con que he servido a los católicos de estas tierras castellanas”.
En el punto álgido del buen ambiente que reinó en el Palacio Arzobispal de Valencia durante el anuncio del nombramiento episcopal, el valenciano monseñor José Gea, obispo emérito de Mondoñedo-Ferrol, preguntó al cardenal Cañizares con humor, y a la vista de todos los presentes, si “con tantos obispos valencianos que van a venir jubilados [en relación a los muchos prelados de nuestra tierra que ejercen ahora su ministerio en otras diócesis] ¿no hay peligro de que demos un golpe de Estado?”. A lo que don Antonio contestó al instante, y entre el alborozo general: “Si lo capitanea usted, adelante”.
Viene por ser “la persona idónea”
Al respecto de los motivos del nombramiento y de las interpretaciones periodísticas que se han dado en las últimas semanas, don Antonio aseguró que lo cierto es que “yo he pedido a don Esteban que venga, y lo he pedido porque es la persona idónea”, dado que “conoce muy bien la diócesis y la quiere mucho”. Don Esteban, a su vez, ha confirmado que el Cardenal “me comunicó el deseo de contar con mi colaboración”, especialmente en el campo de la formación cristiana de grado superior y medio. Don Antonio transmitió su deseo al Papa y obtuvo su aprobación. De ahí que, a instancias de la Santa Sede, don Esteban envió al Papa su renuncia a la sede de Palencia, petición que acaba de ser aceptada.
Presentación en la misa ‘d’Infants’
Don Esteban será presentado a los fieles valencianos por el cardenal Cañizares durante la fiesta, este domingo, de la Virgen de los Desamparados. En concreto, en la misa ‘d’Infants’, que el purpurado presidirá a las 8 h. en la plaza de la Virgen.