MªJosé Fraile | 14-10-2015

El aforo del salón de actos del seminario se cubrió por completo con la asistencia de los sacerdotes diocesanos. (Foto: Alberto Sáiz)

El aforo del salón de actos del seminario se cubrió por completo con la asistencia de los sacerdotes diocesanos. (Foto: Alberto Sáiz)

De cara al Año de la Misericordia, convocado por el papa Francisco para diciembre de este año, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares ha animado a los sacerdotes de la archidiócesis de Valencia a vivirlo “como un tiempo de renovación y purificación de nuestra Iglesia” por esto mismo “sin nuestra conversión personal no vamos a ninguna parte”. En el encuentro sacerdotal que mantuvieron en el Seminario Mayor de Moncada, el prelado les invitó a renovar el Concilio Vaticano II de cuya clausura se cumplen 50 años, y a “retomar” dos grandes documentos eclesiales como la carta programática de San Juan Pablo II para el nuevo milenio (‘’Novo millennio ineunte’, del 6 de enero de 2001) y la Exhortación Apostólica del papa Francisco ‘Evangelii Gaudium’ del 24 de noviembre de 2013, para llevar a cabo esta propuesta.
Durante su intervención, ante un salón de actos con el aforo completo, el cardenal Cañizares se sinceró ante los sacerdotes y “después de haber vivido unos meses muy intensos en este primer año al cargo de la diócesis”, un tiempo “en el que me hubiera gustado haber hablado con todos y cada uno de vosotros, pero como os habéis dado cuenta, tenéis un obispo limitado”.
“Perdonadme por no haber cumplido con vuestras expectativas hacia mi persona y pido a Dios que por mi causa nadie se sienta sin aliento”. Asimismo, recordó la ayuda pastoral “que nos están ofreciendo 60 hermanos nuestros venidos desde otros países”, por lo que “hemos de tener reciprocidad con las iglesias de ellos siendo misioneros”; y anunció que el año santo jubilar por el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús se prolonga hasta el 28 de marzo de 2016. (Más info. pág. 18).
116 propuestas
En el encuentro se analizaron 116 propuestas aportadas durante el mes de septiembre para aplicarlas en la vida de la diócesis, tanto en parroquias, comunidades religiosas, colegios, universidades y familias, sobre los grandes temas que ocuparán la vida de la diócesis a lo largo de este curso. A ellas se sumó el grupo de acciones programadas desde el Consejo Episcopal, las Vicarías de Evangelización y de Acción Caritativa y Social y desde la Comisión Organizadora (Pág. 7) . Los objetivos han sido detectar las necesidades en las parroquias y demás comunidades, aportar sugerencias para las celebraciones y qué materiales e instrumentos serían necesarios. “Son tiempos difíciles y no se van a mejorar inmediatamente”, explicaba el cardenal Cañizares, por eso “hemos de estar preparados para llevar esta misión de la Iglesia y llevar adelante “la alegría” del Evangelio. “No tenemos motivo para replegarnos”, sino para “salir como dice en papa Francisco”, y trabajar “todos en comunión, codo con codo y mirando hacia adelante”.
El vicario de Evangelización Javier Llopis, expuso de forma clara y concisa las propuestas en relación a los “cuatro grandes momentos que va a vivir la diócesis en este curso 2015-2016” con la celebración del Año Eucarístico del Santo Cáliz, el Año de la Misericordia, el Encuentro Europeo de Jóvenes de Taizé, o la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia en 2016.
Se estudiaron también propuestas sobre el segundo ciclo del Itinerario Diocesano de Evangelización, las vigilias de oración de jóvenes, o la adoración eucarística perpetua, así como peregrinaciones de colegios. Otras iniciativas se centraron en propiciar el conocimiento de los horarios de las misas, de los confesiones y de apertura de los templos, así como fomentar el encuentro con creyentes de otras religiones y la relación con las instituciones, así como la formación de guías turísticos.
Finalmente, una quincena de integrantes de la comunidad de Taizé (Francia), junto al presidente de la comisión diocesana para la Infancia y la Juventud, Óscar Benavent, explicaron el encuentro que tendrá lugar en Valencia. (Más info. pág. 26).
El acto también contó con la presencia del obispo auxiliar Mons. Esteban Escudero, que junto al cardenal arzobispo agradecieron el trabajo y la entrega de los sacerdotes, así como su “asistencia masiva” al encuentro en el Seminario; y junto a ellos el obispo emérito de Valencia Mons. Gea Escolano, y el vicario general, Vicente Fontestad.