Emoción y responsabilidad en la vuelta a las parroquias en la ‘desescalada’ Todos los municipios de la diócesis de Valencia entran en la fase 1 y retoman el culto con restricciones
Ismael Ortiz, párroco de los Santos Juanes de Puçol, en la primera misa celebrada con fieles tras el estado de alarma.

CARLOS ALBIACH | 21.05.2020

Con mucha emoción e ilusión han vuelto los fieles a las parroquias y templos de sus municipios para volver a celebrar la eucaristía tras dos meses de confinamiento. A los templos de las localidades que entraron en la fase 1 el 11 de mayo se han sumado el resto el pasado lunes 18, cuando toda la Comunidad Valenciana ya estaba en esta primera fase. A la ilusión, como apuntan desde diferentes templos, se ha unido la responsabilidad y la precaución tanto de sacerdotes como de fieles para que se celebre de la forma más segura.

En esta primera fase, según marcan las directrices de las autoridades sanitarias y del arzobispado de Valencia, el templo solo puede llenar un tercio de su aforo y se debe respetar las distancias de seguridad. De ahí, que en todos los templos se hayan situado marcas e indicaciones para que así sea en todo momento incluido el momento de recibir la comunión. También se han colocado geles desinfectantes y otros medios, además de seguir una escrupulosa limpieza al finalizar las celebraciones.

En todas las parroquias han animado a los fieles a vivir este tiempo con prudencia especialmente a los más mayores y enfermos, a los que se recomienda quedarse en casa. De ahí, que se haya recordado la prorroga del precepto dominical por parte del arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares. Por ello, se mantiene la retransmisión de las misas a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.
En algunos templos también han aumentado las misas del fin de semana para evitar aglomeraciones y para que todos puedan asistir.

También han abierto con total normalidad los templos principales de la ciudad de Valencia como es el caso de la Catedral y de la Basílica de la Virgen de los Desamparados. En el caso de la primera el aforo máximo en esta primera fase es de 200 personas y se ha habilitado como puerta de entrada la Puerta de los Hierros. Además se han habilitado tres capillas con mamparas de metacrilato para las confesiones con toda la seguridad. En el caso de la Basílica de la Virgen ha retomado sus horarios habituales de misas siguiendo todas las medidas.