L.B. | 26-09-2018

La imagen de la Mare de Déu a su llegada a Benidorm. (FOTO: M.GUALLART)

A bordo de un barco y entre aplausos. Así llegó la imagen peregrina de la Virgen los Desamparados al Puerto de Benidorm, donde le esperaba una multitud de fieles junto con la imagen de la Virgen del Sufragio, patrona de la localidad alicantina.
Después de embarcar en Calpe, la Mare de Déu llegó a Benidorm en la cubierta del ‘Bahía de Benidorm I’ y acompañada por otras embarcaciones que salieron a recibirla.
Tras su llegada al Puerto, ambas imágenes fueron trasladadas hasta la plaza de Sus Majestades los Reyes España, donde el obispo de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui, concelebró una misa de campaña en la que participaron más de 1.500 personas, muchas de ellas llegadas desde Valencia y algunas localidades de la Marina Baixa que se habían desplazado en autobuses y vehículos particulares.
En la misa, el Obispo bendijo una imagen de san Vicente Ferrer donada por un grupo de feligreses y también fue expuesta la reliquia del santo dominico que se venera en la ermita de San Vicente Ferrer en La Nucia.
A continuación, ambas imágenes fueron llevadas en romería hasta la iglesia de San Jaime y santa Ana, que tiene el carácter jubilar durante este Año Santo Vicentino.
Las cofradías de San Jaime y santa Ana, ‘els Mariners de la Mare de Déu del Sofratge’ y ‘els Costalers de Sant Jaume’ colaboraron en el traslado a hombros de ambas imágenes, por unas calles repletas de vecinos y de turistas que, sorprendidos, seguían la procesión.
La imagen peregrina permaneció toda la semana en la iglesia de San Jaime donde cada día fue invitada una parroquia de la localidad que se encargaba de la celebración de la misa y cuyos feligreses pudieron obtener el jubileo.
Además, se celebraron conciertos, conferencias y se ofrecieron niños a la Virgen.
La visita concluyó el pasado domingo 23 con una misa también muy concurrida, tras la cual, la imagen peregrina regreso a Valencia, esta vez en el ‘maremóvil’.
La visita “ha sido todo un éxito” según Juan Antonio González, párroco de San Jaime y santa Ana, quien destaca que “los feligreses se han volcado, participando en los actos y llenando el templo”.
Como recuerdo de la visita, el alcalde de la localidad, Antonio Pérez, y el párroco de San Jaime, Juan Antonio González, descubrieron una placa cerámica en la calle Malpás el domingo tras la misa celebrada en el templo parroquial.
Segunda visita
Ésta ha sido la segunda visita que la peregrina realiza a Benidorm, donde ya estuvo en 1998 cuando se conmemoró el 50 aniversario de la peregrinación por mar a Valencia de la imagen de la Virgen del Sufragio para la Coronación de la Virgen de los Desamparados. Éste ha sido también el período más largo que la patrona de los valencianos se ha ausentado de la ciudad de Valencia.
Este domingo 30 y desde el viernes 28, la Virgen de los Desamparados está visitando las localidades castellonenses de La Llosa y Chilches también en el marco del Año Vicentino.