EVA ALCAYDE | 14-01-2016

Cartel de la Conferencia Episcopal Española para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado de este año.

Cartel de la Conferencia Episcopal Española para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado de este año.


Este domingo, día 17 de enero, se celebra en toda la Iglesia la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que este año está más de actualidad que nunca y tiene como música de fondo la misericordia.
Con el lema “Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la Misericordia”, la diócesis de Valencia celebrará esta jornada con una misa en la iglesia de Santa Catalina, a las 18:00 horas, presidida, según lo previsto, por el Arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares.
Durante la celebración se contará con el testimonio de dos familias refugiadas, procedentes de Ucrania y Siria, además de un palestino y un camerunés,  que relatarán su experiencia personal y su periplo hasta llegar a Valencia.
Las ofrendas serán entregadas por Aleksander y Oksana Rudiavka y sus dos hijos Eva y David, una  familia de Ucrania que tuvo que huir por la guerra que asola su país.
“Participarán como un signo de acogida de la Iglesia en Valencia a los refugiados”, según ha adelantado al semanario PARAULA, el director del Secretariado Diocesano de Migraciones del Arzobispado, Olbier Hernández.
Para el sacerdote, la jornada de este año estará marcada por el Año de la Misericordia, que aparece reflejado en el lema, y por el proyecto diocesano de ayuda al refugiado que lleva por título “En casa hay sitio para un hermano más”.
Este proyecto, que coordinar los trabajos de ayuda al refugiado en la diócesis de Valencia, hace referencia al título de la carta pastoral del cardenal Cañizares del pasado 13 de septiembre. En aquella carta, que PARAULA publicó en el número 1.343 de ese mismo domingo, el Cardenal rogaba a los valencianos que se movilizaran para actuar conjuntamente en la ayuda a los refugiados.
Tras la misa, se repartirá chocolate entre todos los asistentes y habrá una muestra de bailes típicos regionales de los países con representantes en la diócesis de Valencia.
“Europa no responde”
Para Hernández, la jornada de este año,  también va a suponer “una denuncia clara a la Unión Europea, por su inacción en el tema de los refugiados, porque, aunque las administraciones han aumentado las dotaciones económicas, la crisis migratoria se agrava, los centros de acogida están desbordados y las soluciones no llegan. Europa no responde a la emergencia”, subraya.