C.A./AVAN | 27-07-2014

Los jóvenes recibieron la bendición de Don Carlos en la misa celebrada el domingo en la Basílica, antes de partir a sus destinos.  J.PEIRÓ

Los jóvenes recibieron la bendición de Don Carlos en la misa celebrada el domingo en la Basílica, antes de partir a sus destinos. J.PEIRÓ


Hacer presente el Evangelio en diferentes realidades y llevar la alegría por las calles y especialmente a los ancianos, enfermos y niños. Así se puede resumir la semana que están viviendo los jóvenes valencianos que están participando en el proyecto ‘Construir la nueva ciudad’, promovido por el Arzobispo y organizado por la Comisión Diocesana de Juventud.
El punto de partida de esta misión fue la misa de envío en la Basílica de la Virgen que presidió monseñor Osoro. En la homilía el prelado invitó a los jóvenes a “sembrar y construir el Reino a la manera de Jesucristo y con la fuerza que Él nos da”. Asimismo, les indicó, en referencia al Evangelio proclamado, que son “como el grano de mostaza” y que lo que tienen que hacer es “contagiar a los otros jóvenes”. Una tarea “esencial”, añadió. En ese sentido, el presidente de la comisión de Juventud, Óscar Benavent, también señaló que la misión de los jóvenes durante esa semana era “mostrar una nueva manera de vivir, de forma que construyan una nueva ciudad al estilo de Jesús”.
Tras la misa y cargados con sus mochilas los misioneros se desplazaron a las cuatro parroquias diferentes de la Archidiócesis donde se realiza la misión: Madre del Redentor del Barrio de la Coma, en Paterna, Santos Patronos de Alzira, La Anunciación de Ntra. Señora de Aldaia y las del Grao de Gandía. Allí y acompañados por los párrocos han realizado diferentes actividades en la que hacer presente a Jesucristo.
Vivir en comunión
Allí los jóvenes se han alojado en locales parroquiales o en pisos de la parroquia. Una vez aterrizados los misioneros, que proceden de diferentes parroquias y realidades eclesiales, se presentaron al resto del grupo y pusieron en común sus experiencias de fe. Durante estos días conviven entre ellos y se ponen también al servicio unos de otros en tareas como las de hacer la comida o la cena.
El lunes y tras el rezo de laudes los jóvenes se pusieron manos a la obra. Durante estos días han realizado diferentes actividades como anunciar a Jesucristo por las calles, repartir publicidad de la parroquia por las casas o realizar actividades con niños. También han visitado a ancianos y enfermos, así como conventos de religiosas con las que compartir el testimonio.
Los jóvenes también han tenido la oportunidad de conocer el día a día de una parroquia a través de las distintas actividades pastorales y caritativas que se realizan. De esta forma han visitado y participado en los economatos parroquiales, en las tiendas Arropa  o realizando trabajos para Caritas. En algunas parroquias los jóvenes han invitado a los viandantes a entrar en la iglesia y tener un rato de oración. También han compartido su testimonio en algunas de las misas de la semana.
‘Nightfever’
Una de las acciones más llamativas que se van a realizar durante la semana es el ‘Nightfever’, que se celebrará en la parroquia de Aldaia y en la iglesia Santa María del Mar de Gandía el viernes por la noche. Allí se abrirá durante la un espacio de adoración al Santísimo y los jóvenes invitarán por las calles a otros jóvenes a entrar y tener un rato de oración. La semana concluirá con una misa conclusiva presidida por el Arzobispo a las 12:30 h. en la Basílica.
Lea los testiminos y las crónicos de los primeros días en la edición impresa de PARAULA