DIA-IGLESIA-DIOCESANA
Mª JOSÉ FRAILE | 13-11-2014
La jornada de la Iglesia Diocesana de este año centra la atención en las parroquias y reivindica su acción también a través de su lema: ‘Participar en tu parroquia es hacer una declaración de principios’. Se trata de un día muy concreto enfocado a acrecentar nuestra pertenencia a la diócesis y nuestra responsabilidad en la evangelización, compartida entre laicos, clero y religiosos. Una corresponsabilidad, que este domingo, debe manifestarse también en una mayor disponibilidad para colaborar en la financiación de la Iglesia y su sostenimiento económico.
Para el Día de la Iglesia Diocesana, el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares nos insta, en una carta que ha enviado a todas las parroquias de la diócesis de Valencia, a incrementar esta pertenencia a la Iglesia “como miembros activos de la misma” en “este primer año que estoy entre vosotros como pastor de esta porción del Pueblo de Dios”. Es importante para la Iglesia “nuestra aportación para el bien común” así como colaborar “con sus acciones apostólicas”. Todos “somos necesarios en la edificación de la Iglesia” y su sostenimiento económico. Desde la pertenencia a la Iglesia local “que es tu parroquia” se pueden mantener “aquellas acciones apostólicas emprendidas” desde la comunidad parroquial. “Tengo la certeza inquebrantable de que solo Dios puede saciar el corazón insatisfecho del hombre”, añade.
 
Tú y la parroquia
La diócesis de Valencia cuenta con 647 parroquias en las que ejercen su labor 752 sacerdotes (696 en la diócesis; 15, en otras diócesis y 4, en el extranjero), y en las que colaboran desinteresadamente miles de voluntarios. Como recuerda el Card. Cañizares en la carta semanal, “nuestro sentido y amor a la Iglesia diocesana” se traduce “en formas concretas de colaboración apostólica, de comunicación cristiana de bienes, de corresponsabilidad, de coordinación de esfuerzos, de manifestación, en suma, de la comunión eclesial que nos anima”.
Los servicios de acogida parroquial a través de las 427 Cáritas de nuestra diócesis llegaron en 2013, a 106.681 personas a través de 15 proyectos de infancia, 10 proyectos de familia y 50 economatos, entre otras acciones. El último de estos economatos, el ‘Mare de Déu’, se bendijo el pasado 25 de septiembre, siendo el sexto que funciona en la vicaría III. Sólo en este centro, 250 familias son atendidas por una veintena de voluntarios que se encargan de la atención a las personas derivadas por las acogidas de las Cáritas parroquiales.
En nuestro compromiso con la parroquia no debemos olvidar la importancia de la ayuda económica. Es en ella donde se llevan a cabo los proyectos pastorales y es a través de ella donde “se atienden “mejor a las necesidades de tantos hermanos que están solicitando nuestra ayuda”, añade don Antonio.
Es en este punto donde las ONG católicas desempeñan su labor misionera. Con ellas, entre otras, la diócesis ha destinado más de un millón de euros; y para la ayuda exterior, a través de Manos Unidas, 1.948.286 euros.
 
Nacidos de las aguas bautismales
El cartel de la jornada representa a hombres y mujeres en torno una pila bautismal; y en él que se identifica nuestra llamada a experimentar la alegría nacida del bautismo, en el seno de la Iglesia.
Al igual que muchas familias que se reúnen los domingos para comer, unidos, reunidos en la eucaristía y alrededor de las aguas bautismales vivimos la fe en comunidad. Por esto, ¿cómo desentendernos de nuestra Iglesia diocesana? ¿Cómo no preocuparnos por nuestra parroquia donde hemos recibido el don de la fe por el bautismo?