AVAN | 20-06-2012

Portada del último número de la revista.

Portada del último número de la revista.


La Revista “Catedral de Valencia” ha presentado un número extraordinario, con motivo del 750 aniversario de la colocación de la primera piedra de la Catedral que se cumplió el pasado 22 de junio, en el que también muestra, por primera vez, unos frescos de Antonio Palomino, pintados en el año 1703 y recuperados ahora en la capilla de San Pedro después de sufrir graves daños en el incendio de 1936.
En el número 10 de la publicación se incluye también un reportaje de “arqueoastronomía” sobre los llamados “alineamientos solares” detectados en la Seo.
La primera piedra de la Catedral de Valencia fue colocada el 22 de junio del año 1262, según constaba en una inscripción en latín que el cabildo de la Seo dispuso que se hiciera en esa primera piedra al comenzar la construcción de la Catedral.
La inscripción fue transcrita en el siglo XVIII antes de que esa primera piedra quedara oculta por la reforma barroca que se llevó a cabo en el templo catedralicio, según indicó en rueda de prensa el canónigo conservador de la Seo, Jaime Sancho.
La primera piedra está localizada a un metro y medio de profundidad, en el centro de la girola y fue bendecida por el entonces obispo de Valencia, fray Andrés de Albalat. La publicación realiza un recorrido infográfico por los 750 años de la historia del templo.
En la presentación del nuevo número de la ‘Revista Catedral de Valencia’, el deán de la Seo, Emilio Aliaga, agradeció al equipo de la publicación su trabajo y reiteró su propuesta de eliminación del arbolado y jardinería de las fachadas de la Catedral. “Con el tiempo se ha comprobado que estos jardines son una fuente de humedades que se manifiestan en el interior de la Seo y, además, los cipreses y olivos han crecido desmesuradamente, impidiendo la visión completa de la fábrica gótica y neoclásica de las capillas laterales en la calle del Miguelete y de la parte recayente a la plaza de la Reina”.
Los frescos de Palomino ven la luz después de 60 años
Además, la publicación muestra por primera vez tras su recuperación, los frescos que pintó en 1703 en la capilla de San Pedro de la catedral Antonio Palomino, una obra posterior a la bóveda de la Basílica de la Virgen de los Desamparados o a los frescos de la iglesia de los Santos Juanes, de Valencia, del mismo autor.
Las pinturas de Palomino ahora recuperadas durante la restauración de la capilla de San Pedro, que dirige el arquitecto de la Seo, Salvador Vila, y que concluirán el próximo mes de diciembre, reflejan la vida del apóstol San Pedro y se vieron “muy dañadas” por el incendio provocado en la Catedral en julio de 1936, por lo que han permanecido tapadas desde hace más de 60 años.
De todas formas, con la restauración que se realiza actualmente  de la capilla de San Pedro, “han podido ser recuperadas en buena parte” como lo demuestran las imágenes que reproduce la publicación.
Alineamientos solares
Por otra parte, la publicación desvela también los “alineamientos solares” que se han estudiado en la Catedral de Valencia. En un reportaje sobre arqueoastronomía en el templo, se destacan cómo en dos ventanas saeteras de la torre del Miguelete, la luz solar entra solamente una vez al año, en un caso el 22 de junio, fecha de colocación de la primera piedra, y en otra el 15 de agosto, fiesta de la Asunción de la Virgen, a la que está dedicada la Catedral.