La CEE recuerda el derecho constitucional de los padres a elegir centro educativo Ante las declaraciones de la ministra de Educación en el congreso de Esc. Católicas

REDACCIÓN | 22-11-2019
La ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, participó el pasado jueves 14 en la inauguración del XV Congreso de Escuelas Católicas. En su discurso, la ministra socialista afirmó que “de ninguna manera se puede decir que el derecho de los padres a escoger una enseñanza religiosa o elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza que emana del artículo 27 de la Constitución”. “Esos hechos, los de elegir centro, formarán parte del haz de derechos que puedan tenerlos padres y madres en las condiciones legales que se determinen pero no son emanación estricta de la libertad reconocida del artículo 27”, añadió.
Estas declaraciones han causado un gran revuelo en el sector educativo y desde diferentes instituciones educativas han mostrado su malestar por ellas.

En este sentido, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Ricardo Blázquez, en su discurso de la Asamblea Plenaria de la CEE, habló sobre la libertad religiosa y destacó que en el Concilio Vaticano II se manifestó que la responsabilidad (derecho y obligación) de los padres en la educación de sus hijos: “A los padres corresponde el derecho de determinar la forma de educación religiosa que se ha de dar a sus hijos, de acuerdo con su propia convicción religiosa”. “El poder civil debe respetar este derecho y los educadores deben cumplirlo con dedicación y calidad”, añadió.

En su discurso, el presidente de la CEE también habló de la importancia de la Constitución: “En los últimos días personas con responsabilidades políticas han emitido opiniones sobre nuestra situación; unas claras que tranquilizan, otras bastantes oscuras que dejan perplejidad y otras de carácter reivindicativo que crean sobresaltos. No es exagerado decir que probablemente una cierta confusión nos envuelve; como estas manifestaciones que se han ido sucediendo rozan con frecuencia aspectos fundamentales de la Constitución aprobada el año 1978, la inquietud afecta más hondamente a nuestra convivencia”.

“La Constitución fue una meta alcanzada por todos; y lo gozosamente conseguido fue origen y guía para un camino abierto. Sería preocupante desconocer y minusvalorar este hito fundamental de nuestra historia contemporánea”, añadió.

Portavoz de la CEE
Por su parte, el secretario general de la CEE, Mons. Luis Argüello, destacó en unas declaraciones que “el artículo 27 de la Constitución, leído en sus diez puntos, es la expresión básica del pacto educativo en España con tres pilares: derecho a la educación, libertad de enseñanza y derecho de los padres”. La exclusión del derecho de los padres por la ministra, según Argüello, “de no ser un lapsus es de extraordinaria gravedad para el derecho de los padres y la libertad de enseñanza en una sociedad tan plural que precisa unas bases educativas comunes y un desarrollo conforme a las convicciones de las familias y su iniciativa social, en el espacio público que las administraciones han de garantizar conforme a la Constitución y los tratados internacionales firmados por el Estado”.
En una entrevista en COPE, Mons. Argüello también expresó que esas declaraciones “seguramente tengan que ver con la propuesta que ya está en el anteproyecto de ley educativa que duerme en el Congreso de suprimir el criterio de la demanda social a la hora de la planificación escolar”.

Colegios concertados y padres católicos valencianos
acogen “con indignación” las palabras de Celaá

Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana, la patronal que agrupa a más de 300 colegios concertados, y la Federación Católica de Padres de Alumnos de Valencia, con más de 65.000 familias asociadas, han acogido con “estupor, preocupación e indignación” las palabras de la ministra de Cultura, unas declaraciones “terribles” que estas organizaciones consideran un “jarro de agua fría”.
Desde ambas entidades han llamado, sin embargo, a la tranquilidad de padres y profesores “porque el Estado de Derecho nos respalda, como se están encargando de demostrar en sucesivas sentencias tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional”.Así, Vicenta Rodríguez, secretaria autonómica de Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana, que asistió en Madrid al acto, organizado por esta misma entidad a nivel nacional y en el que la ministra pronunció esas palabras, ha indicado que el pronunciamiento de Celaá “causó estupor y si esto significa marcar la hoja de ruta del futuro ministerio, nos preocupa mucho de cara a que los padres no puedan elegir el centro para sus hijos pero también de cara al mantenimiento de las aulas concertadas y de la enseñanza religiosa”.
“Nos parece que la ministra estuvo fuera de lugar, porque lanzar, ante 2.000 profesores entusiasmados y apasionados por la educación y ante tantos centros educativos que nos habíamos concentrado para trabajar, este “jarro de agua fría” como hoja de ruta negando el derecho constitucional de los padres a elegir la educación para sus hijos, es algo que nos indigna, nos preocupa y nos inquieta”.
Por su parte, Vicente Morro, portavoz de FCAPA Valencia, ha expresado sobre las palabras de la ministra Celaá que “ese tipo de declaraciones, tienen un fondo terrible, la ministra se sitúa fuera del consenso constitucional, pretende dejar una vez más a los padres fuera de la responsabilidad que tenemos como primeros educadores de nuestros hijos”.“No tienen ningún sentido esas declaraciones y, aunque sea como un guiño a posturas más radicales y no sea su pensamiento de fondo, no se puede jugar nunca con la libertad de educación”, ha añadido.

Además, Morro ha precisado que “en este caso concreto tanto el Tribunal Supremo como el Tribunal Constitucional están avalando el derecho de la familia a elegir la formación religiosa y moral que desean para sus hijos, que no solo está recogido en el artículo 27 de la Constitución sino en toda una serie tratados internacionales y en abundante jurisprudencia de los tribunales”.
El portavoz de FCAPA Valencia ha lanzado un mensaje de “tranquilidad” a los padres de familia, porque “tenemos las espaldas muy bien cubiertas por el Estado de Derecho y haremos valer nuestros derechos y libertades”.