Carlos Albiach | 06-04-2017
portada-cuadro-sorollaEstamos a poco más de un mes de uno de los centenarios menos conocidos o divulgados de nuestra Iglesia en Valencia y, sin embargo, su celebración está siendo objeto de intensos preparativos tanto en Valencia como en Roma. Nos referimos al 600 aniversario de la muerte del religioso mercedario Juan Gilabert Jofré, más conocido como el padre Jofré, que fue el impulsor del origen de la devoción a la Virgen de los Desamparados, así como el fundador del primer manicomio del mundo conocido entonces.
El P. Jofré falleció el 18 de mayo de 1417 en el Monasterio de El Puig, donde se encuentra su sepultura.
Así que el próximo 18 de mayo comienza el año de este sexto centenario y tanto en la diócesis de Valencia como en la propia Santa Sede, donde se tramita su causa de beatificación, se preparan en la actualidad distintos proyectos que permitirán redescubrir su figura y mostrarle como un ejemplo luminoso para las generaciones del siglo XXI de entrega y servicio a los marginados.
Juan Gilabert Jofré nació en Valencia en 1350, en la misma ciudad y el mismo año que san Vicente Ferrer a quien acompañaría en algunas predicaciones en sus años finales. Tras estudiar Derecho, ingresó a la Orden Mercedaria en el Monasterio de El Puig en 1370. En 1375 fue ordenado presbítero pero no fue hasta 1391 cuando empieza a emerger su figura como un abanderado de los marginados, cuando acudió al rey Juan I en favor de la redención de numerosos cautivos. En 1409 es designado comendador de Valencia, se dedica a la predicación recorriendo Valencia, Aragón, Castilla, Cataluña y Portugal. Y ya en 1410 funda un hospicio para niños abandonados en Valencia y en 1416 una hospedería para peregrinos pobres en El Puig.
Es en estos años cuando, como cuenta el historiador dominico Alfonso Esponera, el P. Jofré es ya discípulo de san Vicente Ferrer y en 1413 se une al grupo que seguía al santo dominico.
Fundó en Valencia, mediante Bula Pontificia de Benedicto XIII de fecha 26 de febrero de 1410, el primer manicomio entonces conocido, el Hospital de los Santos Inocentes, conocido como ‘Dels Ignocens’ o ‘Dels Folls’. La idea de fundar este hospital se materializó tras aquella célebre predicación suya en la catedral de Valencia el 24 de febrero de 1409, un sermón que pronunció bajo la profunda conmoción que le causó ver en la calle horas antes cómo unos muchachos insultaban y apedreaban a un loco, al que él mismo llevó a su convento para que los frailes curaran sus heridas.
Asimismo, a raíz de aquello, fundó la Cofradía de la Mare de Déu dels Desamparats, desde donde se ha articulado desde sus inicios la devoción en Valencia a la Virgen de los Desamparados. Las constituciones de la cofradía, que tenía el nombre de ‘Real Cofradía de Nostra Sancta Maria dels Ignoscens’ se aprueban el 1 de agosto de 1414. Los fines de esta cofradía eran amparar, proteger y servir a los enfermos acogidos, en lo material y espiritual; proveer a todo lo relacionado con el culto a la Virgen; así como atender a las exequias de los enfermos fallecidos y otras obras de caridad como asistencia a condenados a muerte.
Su proceso de beatificación, “en la fase final” en la Santa Sede
El proceso de beatificación del padre Jofré “se instruye en la actualidad en Roma ya en su fase final”, tras concluir su fase diocesana en 2007,según indica a PARAULA su vicepostulador, el sacerdote valenciano Mariano Trenco.
El proceso se intentó concluir dos veces antes en Valencia, a comienzos del siglo XIX y en la década de los 30 del siglo XX, pero la invasión napoleónica y la persecución religiosa de 1936, respectivamente, provocaron la destrucción de la documentación recogida cada vez. Por tanto, la demora “ha sido por problemas históricos, canónicos y normativos”, ha precisado Trenco.
Pese a todos estos obstáculos, los devotos de la Virgen de los Desamparados y el propio personal sanitario vinculado al Hospital General han preservado a lo largo de los siglos la memoria del padre Jofré, cuya santidad “se ha mantenido en el sentir popular de los cristianos de Valencia y de la orden mercedaria”.
Así, tras el cierre de la fase diocesana en 2007 el proceso se impulsa en 2009, con ocasión de los 600 años del célebre sermón del padre Jofré en la Catedral y en 2014, en el sexto centenario la Cofradía de la Virgen.
En la Santa Sede, el postulador de la causa es el fraile mercedario Reginaldo Roberto Luiz, y el sacerdote valenciano José Jaime Brosel elabora la ‘Positio’.