SARA GIMÉNEZ 21-04-2016

Inauguración del Congreso. UCV

Inauguración del Congreso. UCV


Pedagogos, maestros, profesores, teólogos y estudiantes participaron, entre el 12 y el 14 de abril, en el IX Congreso Internacional de Educación Católica para el siglo XXI, organizado por la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir e inaugurado por el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, gran canciller de la UCV.
En su intervención, el prelado señaló que la educación católica “es hoy más necesaria y urgente que en otras épocas” ya que supone un bálsamo y una curación para “tantos niños y jóvenes que viven hoy un desamparo radical”, que están dañados por la cultura, por la ausencia de familia y por otras situaciones que provocan en ellos grandes heridas.
“Los educandos de nuestro tiempo son como el hombre de la parábola del Buen Samaritano, que le robaron, le apalearon y le dejaron tendido con sus heridas a la vera del camino. Por ello, vosotros educadores debéis darles calor y cobijo de hogar practicando con ellos la misericordia”, resaltó el Cardenal.
De esta manera, el gran canciller de la UCV animó a los asistentes del Congreso a impregnar la sociedad de esta visión de la educación ya que si no se lleva a cabo desde la perspectiva de la misericordia “no podrá superarse el fracaso escolar”. Una realidad que, según el Arzobispo, está presente en muchos países de Europa porque “en sus leyes educativas no han tenido en cuenta realmente al hombre”.
En este sentido, el Cardenal señaló que aunque la educación cuente con los medios técnicos más avanzados continuará fracasando si le falta la entraña de misericordia “que es la constitución básica de la educación”. “La misericordia es realmente volcarse sobre la persona que está necesitada de apoyo y ayuda para crecer, para ser verdaderamente lo que está llamado a ser, un hombre querido por Dios”, observó.
Además, el gran canciller de la UCV felicitó a los organizadores del congreso por haber elegido este tema y por aportar a la tarea educativa una visión donde la misericordia es el eje, algo diferente a la simple instrucción. “Sin misericordia no habrá realmente la posibilidad de un mundo futuro con hombres y mujeres nuevos”, concluyó el prelado.
En la inauguración del Congreso, que se desarrolló en el salón de actos del campus Valencia- Santa Úrsula, también participaron el rector de la UCV, Ignacio Sánchez Cámara; el director del mismo, José Ignacio Prats; la decana adjunta de la Facultad de Magisterio, María Catret; y el decano de la Facultad de Teología de Valencia, Vicente Botella.
Lea información sobre todas las ponencias, en la edición impresa de PARAULA