E.A. | 11-10-2019

Tras la misa, hubo un acto reivindicativo en la Plaza de la Virgen.


Asegurar la dignidad, la realización personal y una distribución equitativa de los beneficios para todos, son algunas de los objetivos que demanda la Iglesia en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se ha celebrado esta semana.
En la diócesis de Valencia las entidades que promueven esta iniciativa son Cáritas Diocesana de Valencia, Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).
Con motivo de esta jornada, han elaborado un manifiesto el que denuncian “la indecente precariedad que sufre el mundo del trabajo” y urgen “a adoptar las medidas necesarias para conseguir que el Trabajo Decente sea una realidad accesible para todas las personas”.
La campaña de este año pone el foco en los efectos negativos de la precariedad laboral, que se traduce en contratos temporales y eventuales, sueldos que no concuerdan con las horas realizadas, falta de seguridad en el puesto de trabajo, y dificultad para lograr una verdadera conciliación entre trabajo, familia, descanso, participación social y ocio.
Y para paliar esta situación, las diferentes entidades proponen medidas urgentes como la construcción de un sistema económico, social y laboral justo, fraterno y sostenible que sitúe a la persona en el centro; un trabajo que garantice la dignidad y el desarrollo integral de la persona, reconocimiento al derecho a una conciliación real de la vida familiar y laboral y, por último, promover condiciones que garanticen la integridad física y psíquica de la persona.

Actos en Valencia

Para celebrar esta jornada, obispo auxiliar de Valencia Javier Salinas presidió el pasado sábado una Eucaristía en la Basílica de la Virgen.
Después se realizó un gesto público en la plaza con una performance organizada por el área de mujer del SJM Valencia, y se entregaron los premios del II Concurso de relatos “No más precariedad”.
El acto culminó con la lectura del manifiesto en la Plaza de la Virgen. Y durante toda la tarde, diferentes entidades sociales expusieron productos de comercio justo para su venta.