Eduardo Martínez | 22-02-2019

El cineasta Juan Manuel Cotelo (izqda.) y Vicente Morro (dcha.), portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad. (FOTO: V.GUTIÉRREZ)


“La libertad de educación en la Comunidad Valenciana está amenazada y muy recortada”. Así lo advirtió el portavoz de la campaña ‘#Yoelijo’, Vicente Morro, en el programa ‘Encuentros’ de La Ocho Mediterráneo.
Se trata, además, de una situación –según estimó– que “cada vez va a más, porque las distintas medidas que los dos tripartitos, el de la ciudad de Valencia y el de la Generalitat, han ido implementando en el ámbito educativo lo que han pretendido es recortar la educación concertada y limitar, por tanto, las posibilidades de elección de los padres”. Y el panorama aún viene agravado –añadió– a nivel nacional “con los proyectos de modificación de la LOMCE” (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa).
Ante esas circunstancias, distintas entidades educativas, con el apoyo de las tres diócesis de la Comunidad Valenciana, lanzaron hace unas semanas la campaña ‘#Yoelijo’, que reivindica el derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. Vicente Morro recalcó que se trata precisamente de eso, de un derecho, fundamental además, “como lo reconoce, por ejemplo, la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, junto con diversas normas jurídicas internacionales o la propia Constitución Española”.
En tal base jurídica se apoyó el portavoz de la iniciativa para subrayar también que “no estamos tratando de recabar algún privilegio o de secundar un capricho o de pedir un favor, sino de defender un derecho fundamental reconocido”.
En este sentido, recordó que la educación pública y la concertada “las pagamos con los impuestos de todos los ciudadanos, y por lo tanto todos tenemos derecho a elegir”. De ahí que lamentara que en la práctica “haya ciudadanos que sí que pueden elegir y otros que no”.
Morro mostró su deseo de que haya ante todo ello “una capacidad de diálogo y de buen entendimiento”. De tal modo que, “por ejemplo, en determinados distritos de la ciudad de Valencia donde puede haber tres centros públicos y uno concertado, y hay que construir otro, no sea necesariamente público ese nuevo colegio”, para equilibrar, así, la oferta educativa. En este punto, explicó también que la escuela concertada “ahorra dinero al Estado”. De hecho, una plaza en la concertada “cuesta la mitad que en la escuela pública”.
Vicente Morro habló, igualmente, de un segundo nivel en relación a la libertad de elección del tipo de enseñanza: el que afecta a los contenidos de la educación. “Puede haber familias -y de hecho hay una sentencia del Tribunal Supremo que habla más o menos en estos térninos- que por cualquier circunstancia han elegido un centro público, y el hecho de haberlo elegido no significa que tengan que aceptar todas las imposiciones ideológicas que se están dando actualmente, sobre todo en los centros públicos, empezando por la más grave de todas, la ideología de género, o imposiciones de tipo nacionalista”, señaló. Tal es así que “una familia –agregó– puede elegir un centro público y no por ello tener que someterse a los dictados ni de los sindicatos más poderosos ni de los partidos gobernantes”.
Entre otras iniciativas, la campaña ‘#Yoelijo’ ha publicado el manifiesto ‘Sin educación en libertad no hay democracia’, al que ya se han adherido más de 13.500 personas.
Campaña #Yoelijo
yoelijoeducacion.com