E.A. | 6-11-2014

(De izd. a dcha.): Juan Manuel Aragonés, Francisco Lorenzo, Ignacio Grande y Jaime Pérez. A.SAIZ

(De izd. a dcha.): Juan Manuel Aragonés, Francisco Lorenzo, Ignacio Grande y Jaime Pérez. A.SAIZFEO


Cada vez hay más pobres y los pobres son cada vez más pobres. En la Comunitat Valenciana la tasa de pobreza y exclusión alcanza ya al 31,7 % de la población, lo que supone un millón y medio de personas, y ocupamos el octavo lugar en el ranking de las rentas más bajas de España. Estos son los datos que se desprenden del VII Informe FOESSA, sobre exclusión y desarrollo social en la Comunitat Valenciana, presentado esta semana en la sede de Cáritas Diocesana de Valencia.
La Fundación FOESSA (Fomento de Estudios sociales y Sociología Aplicada) y Cáritas Comunidad Valenciana dieron a conocer el informe, en un acto en el que participaron los tres directores de las Cáritas Diocesanas de la Comunidad, Juan Manuel Aragonés, de Segorbe-Castellón; Jaime Pérez, de Orihuela-Alicante e Ignacio Grande, de Valencia.
También participó Francisco Lorenzo, coordinador del informe y responsable de Estudios de Cáritas Española, quien destacó que el 31,7 por ciento de tasa de pobreza y exclusión que registra la Comunitat Valenciana supone un millón y medio de personas. De ellas, 760.000 están en exclusión severa y por ello, solo el 30 por ciento se encuentra en integración plena.
El VII Informe FOESSA es un trabajo de investigación sociológica con 8.800 encuestas familiares  realizadas a lo largo de cuatro años y en la que ha participado un equipo de 91 expertos e investigadores de diferentes universidades españolas.
A partir de diversos indicadores, el informe concluye, que el 49,5 por ciento de la población de la Comunitat Valenciana sufre algún tipo de exclusión en el empleo y que un 30 por ciento en nuestro territorio está afectada por factores de exclusión residencial.
Además, según  Lorenzo, “se ha producido un incremento de la desigualdad en la Comunitat Valenciana, una evolución ligeramente superior a la de España”. En este sentido, el estudio contempla que en estos años de crisis económica y concretamente desde 2008  las rentas altas han mantenido sus niveles de ingresos, mientras que las más humildes han bajado un 13%.
Falla el modelo
Según se indicó en la presentación del informe, “el estudio no es sobre la crisis sino sobre el modelo socio-económico y trata de poner de manifiesto sus debilidades y fortalezas”.
De esta manera, Francisco Lorenzo destacó que “en época de crecimiento, hasta 2007, hemos experimentado una generación de riqueza y empleo muy por encima de la media europea y aún así se estaban asentando en nuestra estructura social altos niveles de precariedad”.
El experto explicó que “dos de cada tres personas que están hoy en situación de exclusión social, lo estaban antes de la crisis y esto demuestra que es el modelo lo que está fallando y en un momento de recesión es peor”. Además,  destacó que “la austeridad no es neutral y solo se reduce en un 20 por ciento la desigualdad por las políticas en educación, sanidad y vivienda”.
El colchón familiar
El informe FOESSA también destaca, como un signo esperanzador, el papel de la familia y la sociedad.  Las encuentas revelan que la red social próxima es intensa y plural, y es “para muchas familias una tabla donde agarrarse ante la crisis”. De hecho,“la población de la Comunitat Valenciana cuenta con una red social de apoyo algo más extensa que en el ámbito estatal, el 80 % de los hogares manifiesta tener ayuda, diez  puntos más que a nivel nacional.
Por su parte Ignacio Grande aseguró que “vemos con estos datos que es necesaria una transformación ética profunda, hacer un verdadero ejercicio colectivo de responsabilidad civil y tiene que despertar una nueva conciencia social con mayor participación ciudadana”.
Consulta el informe completo aqui.