De ideario católico, su educación se basa en el método ‘Doman’, con un aprendizaje activo del medio que rodea al niño. Foto: Alberto Saiz

De ideario católico, su educación se basa en el método ‘Doman’, con un aprendizaje activo del medio que rodea al niño. Foto: Alberto Saiz


MARÍA JOSÉ FRAILE | 29-04-2015
Se cumplen 60 años desde que, en 1955, un grupo de mujeres catequistas y las religiosas Operarias Catequistas de Alaquàs, (conocidas popularmente como religiosas ‘Doctrineras’) crearan la ‘Guardería del Buen Consejo’ junto al que fuera el Centro de Catequesis en Torrent. Se trataba de la primera ‘guardería’ infantil que se abría en la localidad, y el objetivo, -explica la actual directora, Vicenta Navarro- era “ayudar a las madres más desfavorecidas del barrio para que pudieran trabajar y colaborar en la economía familiar”. En 1965 las ‘Doctrineras’ se instalaron en el centro, y en 1973 se construye una nueva parroquia en la calle San Cayetano, 32, al construirse la parroquia de Ntra. Sra. Del Buen Consejo, que incluyó vivienda parroquial y otra para la comunidad de las ‘Doctrineras’, como “mucho esfuerzo económico por parte de los feligreses de la parroquia”. El 8 de diciembre de 1979 el vicario episcopal José Alba la bendecía.
El actual Centro de Educación Infantil ‘Bon Consell’ (CEI-BC) es un centro de educación “de ideario católico” que ofrece “una educación de vanguardia, a niños de 0 a 3 años, aplicando el método ‘Doman’ con criterios de integración y no discriminación”. Es un centro autorizado y subvencionado por la Conselleria de Educación, y “pertenecemos a la Fundación de Colegios Diocesanos San Vicente Mártir y a la Asociación CEITA, de centros de Educación Infantil Autorizados de Torrent”.
Además, “todos los días nos ponemos cara al Señor con canciones y oraciones en el Oratorio”, añade el párroco Amadeo Romá, y dentro de su labor espiritual “estoy muy pendiente de los niños y las educadoras”.
El pasado fin de semana, la fiesta de aniversario congregó a los niños, sus padres y familias que junto a los Scouts de la parroquia, antiguos alumnos y una representación de las Hermanas Doctrineras vivieron dos días de hermandad y recordaron el paso del tiempo con una exposición fotográfica que recopilaba cientos de imágenes. Una misa de acción de gracias presidida por el vicario de Evangelización, Javier Llopis, castillos hinchables, meriendas completaron las jornadas.
Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA