REDACCIÓN | 25-06-2015

La jornada estuvo amenizada por un coro formado por mujeres africanas de la asociación Villa Teresita, que se dedica a ayudar a mujeres en peligro de exclusión social. Foto: Alberto Saíz)

La jornada estuvo amenizada por un coro formado por mujeres africanas de la asociación Villa Teresita, que se dedica a ayudar a mujeres en peligro de exclusión social. Foto: Alberto Saíz)

Cientos de personas participaron el pasado viernes en la tradicional cena del hambre que Manos Unidas de Valencia organizó en la plaza de la Virgen. Por tercer año consecutivo, vecinos, feligreses de las parroquias colindantes, voluntarios y colaboradores tomaron una cena simbólica a base de pan, aceite y una naranja para solidarizarse con todos aquellos que pasan hambre en el mundo.
Este año presidió la cena el obispo auxiliar Estaban Escudero, que estuvo acompañado por el delegando en Valencia de Manos Unidas, Eladio Seco, el director de Cáritas Diocesana de Valencia, Nacho Grande y el vicario de Acción Sociocaritativa, José María Taberner. La velada estuvo amenizada por un coro formado por mujeres africanas de la asociación Villa Teresita, que se dedica a ayudar a mujeres en peligro de exclusión social. En el centro de la propia plaza las integrantes del coro no solo cantaron sino que no cesaron de bailar acompañadas de tamtam africano.
La cena concluyó con el sorteo de dierentes artículos donados por empresas patrocinadoras y con la interpretación del himno de la Coronación por todos los asistentes puestos en pie, en el que intervino como solista el propio José María Taberner.