REDACCIÓN | 4-05-2017
Las tradicionales ‘cruces de mayo’ – este año 48- elaboradas con flores han adornado esta semana las calles de la ciudad de Valencia y de otras localidades de la diócesis.
La realización de las cruces es llevada a cabo por diferentes asociaciones culturales, comisiones festivas, parroquias, colegios y diversas entidades que se inscriben para participar en el concurso convocado por Lo Rat Penat, en colaboración con el Ayuntamiento de Valencia.
La celebración tiene su origen en la Edad Media cuando se empezó a conmemorar el hallazgo de la cruz de Jesucristo por santa Elena, madre del emperador Constantino. La fecha de la colocación de las ‘cruces de mayo’ no se corresponde, sin embargo, al día en el que el actual calendario litúrgico celebra la fiesta de la Santa Cruz, el 14 de septiembre, sino que mantiene la antigua dedicación del 3 de mayo, cuando se celebraba la fiesta de la ‘Invención de la Cruz’.
Como es tradición, las Cruces de Mayo, han de estar confeccionadas de flor natural y fresca, si bien pueden usarse como complementos ornamentales flor seca, plantas, piedras, juegos de agua, luces o cualquier otros efecto.
Para elegir la mejor cruz, el jurado tiene en cuenta la cantidad y calidad de la flor, las rarezas de las especies vegetales y florales, la composición cromática, la simbología, uso del agua e iluminación, elementos estructurales, el diseño, la innovación, la originalidad y todos los detalles que ayudan a realzar la imagen de la Cruz.

La parroquia de San Nicolás instala su cruz de mayo convocando también a una oración por la paz
Momento de la oración por la paz, tras la colocación y bendición de la cruz de mayo en San Nicolás. (Foto: A.Sáiz)

Momento de la oración por la paz, tras la colocación y bendición de la cruz de mayo en San Nicolás. (Foto: A.Sáiz)

La parroquia de San Nicolás de Valencia ha instalado una Cruz de Mayo, confeccionada con flor natural, que ha sido bendecida con la celebración de una oración por la paz. Se trata de una iniciativa que fue puesta en marcha por primera vez el pasado año con la colaboración de la feligresía, comercios y entidades culturales y sociales del barrio de Ciutat Vella, según fuentes de la parroquia. De esta manera, “la parroquia está contribuyendo a la recuperación de una tradición muy valenciana y muy propia de los cristianos”, con motivo de la colocación de las Cruces de Mayo con la que la Iglesia conmemora el hallazgo de la cruz de Jesucristo por Santa Elena, madre del emperador Constantino, ha añadido. Esta celebración, que tiene su origen en la Edad Media, “nos recuerda a todos el signo de la Cruz, que es la palabra con la que Dios responde al mal en el mundo y significa amor, misericordia y perdón”. La Cruz de Mayo de la parroquia de San Nicolás, que participará también en el concurso de Cruces de Mayo que convoca Lo Rat Penat, ha sido ubicada en la plaza del Conde de Buñol, un retranqueo de la misma calle Caballeros en donde está emplazado el templo. Tras la “plantà” de la cruz y su bendición, se celebró una oración por la paz. Finalmente, fueron ofrecidos bailes típicos valencianos.