C.A. | 19-07-2018

Entidades vinculadas a la educación han criticado los anuncios realizados por el Ministerio de Educación.

En su comparencia en el Congreso de los Diputados la nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, anunció que la asignatura de Religión, a diferencia de como ha sido en los últimos años, “dejará de computar a efectos académicos, para la nota media de los alumnos, y no tendrá ninguna alternativa en forma de asignatura espejo”. Asimismo, anunció la creación de una asignatura obligatoria de valores cívicos y éticos, centrada en el tratamiento y análisis de los derechos humanos y de las virtudes cívico-democráticas.
Por otro lado, Celaá se propone modificar el artículo 109.2 de la LOMCE por el cual la programación de plazas escolares se establecía por la llamada demanda social, que según explicaba, “ha servido para propiciar en algunos casos que la escuela pública sea subsidiaria de la concertada”. De esta forma, añadió, “la red pública tendrá preeminencia”. Sin embargo, reconoció que “la mayoría de los centros concertados tienen vocación y un extraordinario valor social”. Asimismo, anunció que abrirá un diálogo con los centros concertados que practican la separación de niños y niños y “que contravienen los principios generales de la educación inclusiva y la coeducación”.
La Conferencia Episcopal Española (CEE) a través de una nota de su comité ejecutivo ha recordado que “los derechos a la libertad religiosa y a la educación son derechos inalienables de la persona humana, reflejados en los artículos 16 y 27 de nuestra constitución y en los tratados internacionales a los que España se ha adherido”. En este sentido, añaden los obispos, “los padres tienen el derecho a elegir el modelo educativo que desean para sus hijos”. “El sistema educativo, que engloba la educación pública, concertada y privada, es un sistema consolidado en nuestro ordenamiento, que respeta la libertad de elección de los padres”, añaden.
Respecto a la asignatura de Religión la CEE pide que “tenga una consideración adecuada en el sistema educativo”. “Es necesaria para una formación integral de la persona, según la libre decisión de los padres, y no puede ser sustituida por una ética del estado impuesta por los poderes públicos”, destacan.
Escuelas Católicas
Desde Escuelas Católicas de la Comunidad Valenciana su secretaria autonómica, Vicenta Rodríguez, ha señalado que la modificación urgente de la LOMCE “no es el camino del consenso y diálogo porque está atacando directamente a la enseñanza concertada”. En este sentido, ha añadido, “esta modificación va a recortar los derechos de libertad de elección de centro por parte de las familias y va a crear incertidumbre en los colegios y en los puestos de trabajo directos e indirectos que generan”. Además, recuerda que la reciente sentencia del Tribunal Constitucional la demanda social ha sido reconocida, por lo que “el Ministerio no puede suprimirla e ir en contra de los derechos de los ciudadanos”.
Respecto a la asignatura de Religión ha sostenido que Escuelas Católicas “continuará sosteniendo que la Religión siga siendo una asignatura curricular análoga al resto de asignaturas y, por lo tanto, evaluable y computable”. Rodríguez también señala que “el Ministerio debería explicar por qué necesita crear una asignatura que sustituya a la religión como educación cívica y que esta sí sea computable”. ¿Qué la asignatura de Religión no forma buenos ciudadanos y éticamente responsables?”, se pregunta la presidenta.
FCAPA
Desde la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (FCAPA) su presidente, Vicente Morro, explica que la postura frente a la asignatura de Religión manifiesta “la lamentable obsesión enfermiza contra la asignatura de Religión que demuestra el Gobierno, despreciando los derechos de sus docentes y de los miles de alumnos y familias que la eligen”. En este sentido, recuerda la sentencia 31/2018, del Tribunal Constitucional que garantiza “el derecho de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral de acuerdo con sus convicciones”.
La actitud del Gobierno actual, remarca el representantes de los padres, “hace que sea mejor un no pacto educativo, que un mal pacto forzado por cuestiones ideológicas”. “Nosotros seguiremos defendiendo los derechos y libertades de nuestros hijos”, ha agregado.

Card. Cañizares, en COPE: “El Estado es subsidiario de los padres y no al revés, eso garantiza la democracia”

El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, ha destacado que los anuncios realizados por la nueva ministra de Educación “suponen una quiebra del sentido de la educación y por tanto de la escuela y del hombre”. En declaraciones a ‘La Mañana de Fin de Semana’ de la cadena COPE el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española ha resaltado que la educación tiene que estar “llamada a formar a la persona humana que vive en sociedad”. Además, el Cardenal, ha destacado que estos anuncios “suponen una quiebra de derechos tan fundamentales como el de la libertad de enseñanza y el de religión”.
Respecto al anuncio de la ministra de modificar la actual ley de educación para favorecer a la educación pública el Cardenal ha recordado que el artículo 27 de la Constitución Española, “garantiza el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos”. “Los padres son los titulares de la educación de sus hijos, el Estado es subsidiario de la familia y no al revés. Lo contrario indica un estatalismo y gracias a que la familia no lo es podemos vivir en democracia”, ha apuntado. Además, “E
En referencia a la asignatura de Religión el Arzobispo ha defendido que “pertenece a la educación de la persona humana y aporta algo fundamental para ella”. “Tiene que ser equiparable y por tanto calificable, que no haya discriminación”, ha agregado.