E.A. | 25-11-2015

Participó la presidenta nacional, Soledad Suárez.  (Foto: Alberto Sáiz)

Participó la presidenta nacional, Soledad Suárez. (Foto: Alberto Sáiz)

Más de 70 delegaciones comarcales de Manos Unidas Valenciana procedentes de distintas localidades de la diócesis así como voluntarios de parroquias y de la delegación en Valencia participaron la pasada semana en la asamblea diocesana de la entidad, en la que fue presenta su nueva campaña “Plántale cara al hambre: Siembra”.
La asamblea tuvo lugar en el salón de actos del Ateneo de Valencia tras la celebración de una eucaristía en la parroquia de San Martín, presidida por el Vicario de Acción Caritativa y Social, José María Taberner, y concelebrada por el consiliario de Manos Unidas, Pablo Tos, y el sacerdote de Buñol Emmanuel Cano.
El delegado de Manos Unidas, Eladio Seco, presentó el programa de la nueva campaña, que lleva por lema “Plántale cara al hambre: Siembra”, cuya “novedad es que será trienal”.
Los nuevos programas de desarrollo que se realizarán este curso “incidirán en el derecho a la alimentación- seguridad y soberanía alimentaria- para todos, especialmente para las poblaciones más pobres y vulnerables”. Para ello, “cada uno de los años se centrará en diferentes aspectos del problema”, han añadido.
En el año 2016, Manos Unidas trabajará en dos vertientes, “que incidirán no sólo en los cambios necesarios para garantizar este derecho en los países empobrecidos, sino en un cambio de comportamientos y actitudes, también en nuestra sociedad”.
Por su parte, la presidenta nacional de Manos Unidas, Soledad Suárez, que también participó en la asamblea diocesana, ofreció una conferencia testimonial sobre su experiencia como voluntaria de Manos Unidas y, más tarde, como presidenta nacional. Así, señaló “con especial emoción el momento en el que conoció al Papa Francisco, que tuvo palabras de reconocimiento para el trabajo de la organización”.
Las delegadas comarcales más veteranas de Manos Unidas recibieron un homenaje por su trabajo.