REDACCIÓN | 25-04-2019

Así quedó el templo de San Sebastián tras los ataques terroristas perpetrados el domingo de Resurrección.

El domingo de Resurrección en Sri Lanka estuvo marcado por los atentados que el Estado Islámico (ISIS) perpetró en dos iglesias católicas, un templo evangélico y cuatro hoteles y que dejó, según cifras disponibles al cierre de esta edición, 321 muertos y 500 heridos. El Gobierno del país del Índico asegura que estos ataques fueron una “represalia” por la matanza en dos mezquitas de Christchurch, en Nueva Zelanda, el pasado 15 de marzo, según apuntan los primeros datos de la investigación.
Los ataques del domingo presentaban algunos detalles propios del modus operandi del ISIS, pero hasta el pasado martes la organización no había asumido la autoría.
Las explosiones en los templos católicos se produjeron mientras los fieles celebraban la eucaristía del día de Pascua. Uno de los templos es la iglesia de San Antonio de Colombo, uno de los edificios cristianos más emblemáticos de Sri Lanka y un santuario nacional bastante concurrido.
El otro templo atacado fue la iglesia de San Sebastián, que está en Negombo, una ciudad mayoritariamente católica en el norte de Colombo. El tejado de esta iglesia se derrumbó como consecuencia de la explosión y las ventanas y puertas también se vieron tremendamente dañadas. También fue atacado un templo evangélico de Batticaloa, a cientos de kilómetros de las otras explosiones.
Entre los muertos, según ha informado la ONU, hay al menos 45 niños y adolescentes, entre ellos un bebé de 18 meses. Entre las víctimas también se encuentran dos españoles naturales de la localidad gallega de Pontevedra.
Ante los ataques el obispo de Chilaw mons. Warnakulasuriya Devsritha Valence Mendis hizo un llamamiento a los cristianos de todo el mundo: “Necesitamos vuestras oraciones para que la paz y la armonía sean restauradas en nuestro país. Rezad por nosotros y por todos los cristianos que sufren a causa de su fe”.
Por su parte, el el arzobispo de Colombo y presidente de la Conferencia Episcopal de Sri Lanka, el cardenal Albert Malcolm Ranjith aseguró a los medios de comunicación que han hecho “un llamamiento a todas las comunidades para que mantengan la calma y no hagan justicia por sí solas, asegurando que los funerales se lleven a cabo con calma”. Asimismo, invitó a los católicos “a seguir el ejemplo de Jesucristo, que en la cruz perdonó a los que lo crucificaron”.
El cardenal Ranjith afirmó que el ataque los “sorprendió” porque no había habido ningún incidente en diez años. “La situación era en general bastante tranquila y los turistas regresaban al país. La economía se estaba recuperando y teníamos grandes esperanzas”, destacó.
Sri Lanka tiene cerca de 22 millones de habitantes. Los cristianos representan el 7% de la población, mientras que los budistas son el 70%, los hinduistas el 15% y los musulmanes el 11%.
Cercanía del Papa
El papa Francisco tras la bendición ‘Urbi et Orbi’ del domingo de Pascua mostró su tristeza por los ataques: “Deseo manifestar mi afectuosa cercanía a la comunidad cristiana, golpeada mientras estaba reunida en oración, y a todas las víctimas de esta cruel violencia. Confío al Señor a todos los que han fallecido trágicamente y rezo por los heridos y por todos aquellos que sufren como consecuencia de este dramático suceso”.
Asimismo, durante el rezo del Regina Coeli el pasado lunes 22 de abril el Santo Padre pidió una condena generalizada de los atentados terroristas: “Rezo por las numerosísimas víctimas y heridos, y pido a todos que no vacilen a la hora de ofrecer a esta querida nación toda la ayuda necesaria. Espero, del mismo modo, que todos condenen estos actos terroristas, estos actos inhumanos nunca justificables”.