L.B. | 10-05-2017

Julio Tudela, Antonio Carmona y Jaime Mayor (de Izqda. a Dcha.). (Foto: Inma Miñana)

Julio Tudela, Antonio Carmona y Jaime Mayor (de Izqda. a Dcha.). (Foto: Inma Miñana)

En los últimos tiempos “la prevalencia de la mentira sobre la verdad se ha ido acrecentando” ya que “en las sociedades líquidas la mentira fluye aceleradamente, cada vez más fácilmente, con menos resistencia”. Jaime Mayor Oreja, presidente de la Fundación Valores y Sociedad, y exministro de Interior de España, fue uno de los ponentes en la última sesión de Diálogos de Teología de Almudí 2017 organizados por la Biblioteca Sacerdotal Almudí y la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia.
En su conferencia ‘La vida: política e ideologías’, Mayor Oreja manifestó que la sociedad española “se ha ido alejando de valores sólidos, de referencias permanentes e, incluso, de la verdad como aspiración”, dejándolo todo a la suerte de los estados de opinión.
Cinco grandes mentiras
Mayor Oreja destacó cinco “grandes mentiras” que se han ido extendiendo en los últimos años. Así, en primer lugar, subrayó el hacer creer que la crisis que estamos viviendo es “económica, financiera y política y no de carácter moral”, ya que se considera que la moral está “dentro de nosotros mismos, de nuestras conciencias, de la persona”.
“Por eso las instituciones que más han padecido esta crisis son las que están más vinculadas a la verdad”, dijo el exministro, citando como ejemplo la familia o la descristianización de Europa. En este sentido planteó que la crisis no ha acabado puesto que todavía se tiene que dilucidar la confrontación entre “el relativismo moral, que ha dominado la sociedad hasta ahora” y el “extremismo o populismo” que ha surgido como reacción.
La segunda mentira es afirmar que “no existe un orden mundial nuevo”. Para Jaime Mayor “se ha desarrollado un nuevo orden mundial” fruto de “una sociedad líquida sin valores sólidos permanentes” en la que la única referencia es el dinero.
Decir que “este nuevo orden mundial es inocuo para los valores cristianos” es otra de las grandes mentiras. Mayor Oreja no dudó en señalar que los nuevos tiempos tiene “obsesión” por “destruir los valores cristianos en términos de civilización y reemplazarlos por la nada”. Y aunque este nuevo orden mundial está “condenado al fracaso” tiene “una gran capacidad de destrucción” de los valores tradicionales. Por eso animó a los cristianos a dar un paso al frente y huir de la “incomparecencia cultural, en el gran debate de los principios prepolíticos que determinan el futuro de nuestra sociedad”.
Sostener que el debate político es el de siempre, que no ha cambiado es “otra mentira”. “Se prefiere decir que se está en un debate entre izquierdas y derechas, entre liberales y socialistas, entre cristianodemócratas y socialdemócratas”. Pero para Mayor Oreja, “el único debate que existe en la actualidad es el que protagonizan el relativismo y el extremismo o populismo”.
Por último, afirmar que ante “este nuevo y único debate, lo más urgente es nuestro alineamiento, bien sea con el orden mundial o con el populismo” es la quinta mentira. Ante esto Mayor Oreja no dudó en manifestar que “no oculto mi desconfianza hacia unos y hacia otros”. Por ello, considera que la actitud correcta es “dar una visión diferente de esa crisis total que padece la persona”.
La actitud del cristiano
Ante esta situación de la sociedad que presentó, Jaime Mayor propuso algunas actitudes que pueden tener los cristianos. Así subrayó que “estamos obligados” a “ir a la raíz”. “No podemos quedarnos en la superficie de los acontecimientos” sino que hemos de “buscar y defender la verdad”, manifestó. Y añadió: “la verdad es nuestra fe, pero no podemos olvidar que la fortaleza de la verdad es también parte de la fortaleza de nuestra civilización”. En este sentido, Europa “tiene que saber aceptar sus raíces cristianas”.
Mayor Oreja abogó por “una resistencia” ante el nuevo orden mundial. “Hay que atreverse a decir la verdad sobre lo que tenemos delante”, subrayó. E hizo hincapié en que la descristianización de Europa ha supuesto “la falta de cohesión por la ausencia de valores compartidos”.
Finalmente, manifestó que “puesto que la crisis está en la persona, sólo un cambio en las personas puede hacer frente a dicha crisis. Hay que empezar por uno mismo y seguir por la institución de la que uno forma parte”.
En la última jornada de Diálogos de Teología Almudí también intervino Julio Tudela, director del Máster de Bioética de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, quien impartió una conferencia sobre ‘Sexo, género y transexualidad’. Tras analizar los movimientos que han facilitado el desarrollo de la ideología de género, el profesor Tudela expuso las pruebas científicas que demuestran que, biológicamente, las personas somos diferentes en función del sexo.