MªPILAR MELGAR | 15-12-2017

Momento de la bendición de la exposición de belenes. (FOTO: M.GUALART)

En la Iglesia de San José de los Capuchinos se celebró el 6 de diciembre una eucaristía, tras la que se procedió a la bendición de los belenes que componen la exposición benéfica que la Asociación Fray Conrado-Amigos de San Antonio viene haciendo todos los años. La misa fue presidida por el obispo auxiliar Mons. Esteban Escudero, que concelebró con tres sacerdotes.
“Este día 6 de diciembre y la figura de fray Conrado estarán siempre unidos”, dijo Mons. Escudero, ya que cada año en esta fecha se inaugura la exposición de belenes realizados con materiales de deshecho, continuando la tradición iniciada por este fraile capuchino, fallecido hace dos años, y con el fin de obtener fondos destinados a ayudar a personas sin recursos.
En su homilía Mons. Escudero explicó que en el evangelio se “acababan de narrar múltiples curaciones que Jesús realizó y con ello iniciaba lo que será el Reino de los Cielos”. “Nosotros tenemos las obras de caridad de fray Conrado y con su continuidad también estamos contribuyendo al establecimiento del Reino”. Resaltó que fray Conrado Estrcuh, a través de sus obras, entregó su vida a los pobres para que estos vivan mejor.
En la procesión de ofrendas y junto al Pan y el Vino se presentó un pequeño belén símbolo de la entrañable costumbre de fray Conrado de construir estos nacimientos.
Donativos solidarios
Al finalizar la Eucaristía, y acompañados por los numerosos fieles que llenaban el templo, Mons. Escudero se dirigió a los sótanos del convento, dónde bendijo la exposición, compuesta por un millar de nacimientos. Entre todos, destacaban tres piezas realizadas por fray Conrado: uno de ellos sobre una vieja máquina de escribir y otro montado sobre una gran ‘hoja’ de árbol; el tercero sobre una rama con forma de cruz latina. Por supuesto, estos tres nacimientos no están a la venta ya que se conservan como verdaderas reliquias. El resto se pueden adquirir a cambio de un donativo, que se destina a la atención de familias necesitadas.
Llamó también la atención de Mons. Escudero y sus acompañantes unos belenes de pequeñas dimensiones llenos de ingenuidad, realizados con detalle y cuidado por dos niñas de sólo seis y siete años.
Mons Escudero se despidió dando la enhorabuena y las gracias “por continuar la tradición de fray Conrado”.
El público comenzó, entonces, a llenar el salón de actos para asistir a la actuación poético-musical del grupo ‘Palabras’, con lo que se dio por finalizado el acto. Asisteron, entre otros, Luis Santamaría, consejero de Gobernación y Justicia y diputado; Julio Aguado, asesor del Ayuntamiento y Marisol Vivó, presidenta del distrito de Exposición.