M.J. Fraile | 25-11-2015
NOVIOSEl noviazgo es un momento privilegiado para los novios que piensan en casarse, en darse el ‘sí, quiero’ en la Iglesia católica. Es un tiempo de descubrimiento y de ‘trabajo’ para llegar a un amor maduro a través de una preparación adecuada y especial, a través de un camino de fe y amor específico… En definitiva, una sólida preparación y formación espiritual y catequética en pareja.
La formación viene dada por la vida familiar, las buenas amistades y el periodo del noviazgo; mientras que la preparación llega con el paso del noviazgo al matrimonio y donde los agentes involucrados son ya los novios y los cursos prematrimoniales.
Formación y preparación. Dos conceptos que recoge san Juan Pablo II en el nº 66 de la encíclica ‘Familiaris Consortio’, al concretar cómo “la preparación al matrimonio ha de ser vista y actuada como un proceso gradual y continuo” y que “comporta tres momentos principales: una preparación remota, una próxima y otra inmediata”.
¿Y a qué se refieren estos tres términos? Mientras que la remota abarca infancia, niñez y adolescencia, y se da en el entorno de la familia y la escuela, son las preparaciones próxima e inmediata las que se realizan ya durante el noviazgo y en la parroquia, y por lo tanto son definitivas a la hora de prepararse para el matrimonio.
La ‘inmediata’ se estructura en cursos específicos, y ‘obligatorios’, para los novios y se desarrollan durante un par de meses o un par de semanas antes de contraer matrimonio. Aunque lo ideal es realizar la preparación ‘próxima’ que abarca un recorrido más amplio en la que, aproximadamente durante dos años, se estudian contenidos doctrinales, morales y espirituales, un camino de fe y de vida cristiana que lleva al conocimiento del sacramento del matrimonio, y de la vida familiar.
En ambos casos, las dos preparaciones pretenden asegurar que el matrimonio sea válido, fructífero y pleno, donde hombre y mujer tengan las herramientas específicas para solventar sus problemas conyugales. Que sea un periodo de conocimiento mutuo, al amparo de la Iglesia, donde desarrollar el amor maduro y responsable.
+ INFO
Comisión Diocesana de Familia y Defensa de la Vida
C/ Avellanas, 12. 3º. Valencia.
96.315.58.95

Lea el reportaje íntegro en la edición impresa de PARAULA