LORENZO SEGARRA / C.ALBIACH | 4-04-2019

Participó la Reina del Encuentro de Torrent. (J.PEIRÓ)

La localidad de Oliva vivió una jornada histórica y todo un anticipo de la Semana Santa el pasado sábado 30 de marzo, puesto que en sus calles se celebró la XXXIII Procesión Diocesana, que organiza la Junta de Hermandades de Semana Santa de la diócesis de Valencia, y en la que participaron cerca de 5.000 cofrades venidos de las 41 poblaciones que componen la junta diocesana, incluidos los pertenecientes a las cofradías de la ciudad anfitriona.
Pasadas las cuatro de la tarde los miles de cofrades tomaron las calles y con una muy buena organización y desarrollo comenzaron a desfilar con sus vestas, imágenes y trajes característicos en una procesión que duró más de cinco horas, y que fue seguida por un público numeroso y respetuoso.
En la procesión no pasó desapercibido el espectacular vestido con más de cinco metros de cola de la Reina del Encuentro y Ángel de la Resurrección de 2018 de Torrent, Cristina Peris González, acompañada de sus dos camareras, Gloria e Irene, y sus 14 pequeños ayudantes. También destacó las levantadas del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Oliva, que fue llevado por costaleros descalzos. Entre las localidades más participantes la representación más numerosa fue la de Alboraya, con más de 250 cofrades, que representaron sus personajes bíblicos y pasionales.
Otros momentos álgidos del desfile procesional fueron el llamativo y piadoso desfile de los Penitentes de la cofradía del Cristo de la Flagelación de Xàtiva, cargados con una gran cruz y arrastrando pesadas cadenas, así como el grandioso paso del Santo Sepulcro de Oliva.

En la procesión desfilaron representantes de cofradías de toda la diócesis. (J.PEIRÓ)

Hay que destacar los fantásticos conciertos que las muchas bandas participantes regalaron a los oídos de las personas que amablemente correspondían con efusivos aplausos a la conclusión de los toques que se interpretaban.
La procesión estuvo presidida por el obispo auxiliar de Valencia mons. Arturo Ros, que dirigió la oración conclusiva de la procesión, que tuvo lugar en la ermita de San Vicente Ferrer, del que este año se celebra su Año Vicentino por el 600 aniversario de su muerte. Una ermita, que es el centro de la devoción al santo dominico en esta localidad.
Entre las autoridades presentes estaban el alcalde de Oliva, David González; el presidente de la Junta Diocesana, Antonio Atienza y el presidente y secretario de la Junta Central de Hermandades de Semana Santa de Oliva, Vicente Salort y Vicente Llopis.
En total desfilaron 32 poblaciones, con quince imágenes traídas también para la exposición, que se celebró en el Centro Polivalente y a la que acudieron numerosas personas.